Un cirujano plástico y una clínica de cirugía estética de Alicante han sido condenados por un juzgado de la ciudad por haber dejado cicatrices y defectos visibles en una paciente que se sometió a una elevación de pecho, una liposucción y una abdominoplastia.

Según la sentencia del juzgado de primera instancia número 1 de Alicante, facilitada por la asociación Defensor del Paciente, el cirujano Manuel T.N. y la empresa Dreaming SL, cuyo nombre comercial es Dorsia, cumplieron de forma "defectuosa" con las "obligaciones" asumidas en un contrato con la paciente.

Esto es así porque a la mujer le quedaron cicatrices, flacidez y celulitis, tras ser intervenida.

Según Defensor del Paciente, la cantidad con la que deberán indemnizar a la demandante, Natalia Dolores G.P., de 38 años, será cuantificada tras una declaración judicial posterior.

El fallo considera que se ha producido "mala praxis médica" en las tres intervenciones realizadas el 13 de julio y 25 de octubre de 2002 y el 25 de abril de 2003.

La asociación ha recordado que el Tribunal Supremo estima que la cirugía estética es un contrato de resultados, lo que supone que el paciente paga un dinero a cambio de unas garantías, y que en el caso de Natalia Dolores G.P, esto no ha sucedido.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE