Un ciudadano inglés, George Simpson, ha reclamado 632.536 euros al Ayuntamiento de Barcelona como responsable subsidiario de un atropeyo que sufrió en el passeig de Gràcia el año pasado.

Al parecer, Simpson paseaba por el andén situado entre la calzada central y la lateral, a a latura de la calle Valencia.

Entonces, un autobús golpeó con el espejo retrovisor la cabeza del peatón. Éste cayó al instante a la calzada y fue atropellado por el mismo autobús.

Ha habido otros accidentes

Según el despacho de abogados que defiende al turista inglés, Arderiu Abogados, el lugar en el que sucedió el atropello es "una zona conflictiva donde se han producido otros accidentes sin haber dado soluciones definitivas".

A causa del accidente, a George Simpson le tuvieron que amputar la pierna derecha.