Una de las encinas de mayor tamaño y edad del país, que se puede visitar en el término municipal de la localidad cacereña de Zarza de Montánchez, permanece desde la pasada semana cercada y apoyada en quince muletas de acero para evitar que su tronco se fragmente y concluya su ciclo biológico.

La estructura de este árbol centenario estaba muy debilitada

Este ejemplar de unos 800 años de vida y cuya envergadura es de 17 metros de alto por 10 metros de perímetro, es el "árbol más destacado de Extremadura" y "probablemente la encina más grande" del país, por lo que está catalogado como un árbol singular.

Ésta es la razón por la que la Junta extremeña ejerce su tutela desde el año 2.000 y tiene la obligación de preservarla y prolongar su longevidad, según expuso el técnico y biólogo de la Consejería de Industria y Medio Ambiente de la región, Juan José Pérez.

Evitar su desplome

Por ello, este investigador que participó, junto a uno de los equipos de botánicos de mayor renombre del continente europeo, liderado por el valenciano Bernabé Moya, en la operación llevada a cabo para evitar el desplome de este ejemplar emblemático, explicó que tras pensar en varias opciones se decidieron, finalmente, por apuntalarla con horcones, dado que "la estructura" de este árbol centenario "estaba muy debilitada".

Parece ser que la 'Terrona' quedó seriamente dañada tras un fuerte temporal registrado en la región en 1997, y desde entonces el equipo investigador ha estado cuidándola y estudiando como evitar su muerte. De este modo, barajaron la posibilidad de "desmochar" el árbol o colocarle "una especie de corsé" antes de decidir apuntalarla, ya que su tronco y ramas están totalmente huecos y cabía el riesgo de que se parta en dos o se derrumbe.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE CÁCERES