Castilla y León registró durante 2008 seis tramos de carreteras considerados de alto riesgo, de los 37 de toda España, donde se producen cada año una media de 33 accidentes mortales y 185 graves, según el Informe EuroRap 2008 de evaluación de la Red de Carreteras del Estado para el Real Automóvil Club de España (RACE).

Ávila es la provincia con más tramos de riesgo alto y alto-medio

De esta forma, dos de estos tramos de riesgo elevado se encuentran en la provincia de Ávila. El primero de ellos está en la N-502 (entre los puntos kilométricos 46,9 y 62,4) entre El Barraco y Cuevas del Valle, mientras que el otro está en la N-501 (del 18,8 al 32,1), entre Aveinte y Chaherrero.

Otro de estos ‘puntos negros' está en la N-623 en Burgos, (entre los kilómetros 46,1 y 59,3) que discurre entre las localidades de Tubilla y Quintanilla Escalada; otro en León, en la N-625 (del 29,7 al 40,6), entre La Aldea y Sahechores; en la N-122 en Valladolid (entre el kilómetro 358 y 360), desde La Cistérniga hasta la capital; y por último en la N-234 en Soria (del 398 al 408), entre las poblaciones de Navaleno y el límite provincial con Burgos. Éste último tramo es, según el informe, el único que persiste en Castilla y León con la denominación de ‘negro' durante las últimas tres campañas, de los 15 del total nacional.

Con la nominación también de riesgo medio-alto, medio, bajo y bajo-medio, hay en España 973 tramos de este tipo, de los que 200 se ubican en la Comunidad. De ellos, Ávila lidera la clasificación de los considerados de riesgo alto y alto-medio, con once en total, y es la primera de España en ese aspecto, seguida en la región de Burgos (siete), León (cinco), Soria (cuatro), Zamora (tres), Valladolid (dos) y Segovia (uno). Palencia y Salamanca no tienen ningún tramo de alta peligrosidad.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD