La policía del sureño estado mexicano de Guerrero encontró este domingo doce cuerpos decapitados en la ciudad de Chilpancingo y en un municipio cercano, informó la Fiscalía.

La Fiscalía de Guerrero confirmó que, de madrugada, se hallaron "nueve cabezas humanas", presumiblemente de militares, dentro de una bolsa de plástico negra junto a un centro comercial de la ciudad de Chilpancingo, la capital estatal.

La Fiscalía indicó también que localizaron los nueve cuerpos decapitados, "atados de pies y manos", en dos sitios diferentes, tres de ellos en la carretera federal México-Acapulco y los seis restantes en otra vía del estado.

Al menos nueve de las víctimas encontradas eran militares

Junto a las cabezas se encontró una cartulina que señalaba que "ésta es una de cal por dos de arena" y añadía: "por cada uno que me maten les vamos a matar a diez".

Por su parte, el personal de seguridad del Servicio Médico Forense (Semefo) informó de que las víctimas presentan un corte de cabello de tipo militar.

Al parecer, los militares fueron interceptados al azar el sábado por un grupo armado cuando salían de las instalaciones del 41 batallón de infantería de la 35 zona militar, con sede en Chilpancingo.

Un ex director de policía

Horas más tarde se encontraron otros tres cuerpos más en la comunidad de Mochitlán, a unos 15 kilómetros de la capital.

Las fuentes indicaron que, entre estos últimos cadáveres, está el de Simón Wences Martínez, ex director de las policías judiciales estatal y municipal.

La guerra entre grupos mafiosos se ha cobrado en México más de 5.300 vidas en lo que va de año, una cifra que dobla el número de muertos atribuidos al crimen organizado en 2007.