El CRA L'Albada de Burajaloz cuenta con dos nuevas aulas y más servicios tras una inversión de 240.000 euros

El Colegio Rural Agrupado (CRA) L'Albada de la localidad zaragozana de Bujaraloz cuenta con dos nuevas aulas y más servicios, gracias a una actuación integral que ha supuesto una inversión de 240.000 euros y que se ha ejecutado durante la pandemia, ya que el Gobierno de Aragón no ha detenido el trabajo en infraestructuras educativas durante el estado de alarma.
El Presidente de Aragón visita la ampliación del colegio de Bujaraloz.
El Presidente de Aragón visita la ampliación del colegio de Bujaraloz.
GOBIERNO DE ARAGÓN

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha visitado este martes la ampliación de esta infraestructura, necesaria y reclamada, que ha sido muy bien recibida por alumnos y equipo directivo porque les ha permitido hacer tres grupos de convivencia, así como desdobles de asignaturas, implantar una biblioteca en otra aula que queda libre y, en definitiva, afrontar mejor las medidas de seguridad precisas para evitar la propagación del coronavirus.

Así lo han certificado la dirección del colegio y el alcalde de la localidad, Darío Villagrasa, quien ha agradecido la inversión y la apuesta por la escuela rural y la igualdad de oportunidades. Además, Lambán ha señalado que, durante su visita, ha podido ver que los niños están cumpliendo con las indicaciones de los profesores para evitar la propagación de la COVID-19: "Si todos los sectores de la población guardarán las normas siendo tan escrupulosos como los niños, otro gallo nos cantaría".

Educación ha realizado un gran esfuerzo en nuevas infraestructuras educativas en los últimos años. A los nuevos colegios de Binéfar, el instituto de Villanueva de Gállego, la ampliación del Asunción Pañart de Aínsa, o los nuevos centros de Cuarte, Pedrola, Sobradiel o el IES Torre de los Espejos de Utebo, puestos en marcha ya en el pasado curso, se unen ahora los IES Martina Bescós de Cuarte y La Puebla de Alfindén, que han inaugurado esta misma semana sus instalaciones, o la edificación del nuevo colegio de Alfajarín y la construcción de un aulario de 12 unidades de Primaria en el CEIP Odón de Buén de Zuera, que se estrenarán en las próximas semanas.

Por su parte, los 84 alumnos de Infantil y Primaria matriculados en Bujaraloz, disfrutan ya de estas nuevas instalaciones, que Lambán ha tenido ocasión de conocer junto al consejero de Educación, Felipe Faci, y el alcalde del municipio, Darío Villagrasa.

COMPROMISO

En este contexto, el presidente de Aragón ha insistido en el compromiso de su Gobierno con la escuela rural, "la más innovadora y la principal garante de la vertebración del territorio". Ha apuntado que el mantenimiento de los colegios supone la principal arma en la lucha contra la despoblación. De hecho, en este municipio, también ha visitado el IES de Bujaraloz, que desde el curso 2017/18 la sección de Secundaria, que dependía del IES Mar de Aragón de Caspe, se convirtió en un instituto.

Lambán ha recordado que la decisión de mantener abiertas escuelas con un mínimo de tres alumnos, tomada en 2015 -antes, la ratio era de seis- ha contribuido a que más de un centenar de centros fueran salvados del cierre en la anterior legislatura. "Desde que llegamos al Gobierno en 2015 nuestra apuesta fundamental ha sido el fortalecimiento de la educación y, particularmente, de la escuela pública", ha agregado.

En el presente curso, la medida va a permitir abiertos con entre 3 y 6 alumnos un total de 38 centros rurales: 19 centros de Teruel, 9 de Huesca y 10 de Zaragoza. Se trata, en definitiva, de una medida más en la lucha contra la despoblación y una forma de facilitar a las familias la escolarización de sus hijos cerca de su domicilio.

Los centros que se mantienen son, en Teruel, los de Villafranca del Campo, Alacón, Blancas, San Agustín, Valbona, Noguera, Tramacastilla, Ejulve, Pitarque, Torrelacárcel, Perales de Alfambra, Bello, Castel de Cabra, Báguena, Cuevas de Cañart, Camarena de la Sierra, Molinos, La Cerollera y Frías de Albarracín.

Asimismo, en la provincia de Huesca, los de Plan, Saravillo, Estada, Montesusín, Sesa, Laluenga, Valcarca, Pallaruelo de Monegros y Estopinán, y en la provincia de Zaragoza, Gotor, Tabuenca, Valareña; Mara, El Frasno, Used, Almonacid de la Cuba, El Bayo, Fuentes de Jiloca y Villafeliche.

En Aragón, más del 15 por ciento de los centros de la comunidad no llegan a la decena de alumnos -la mitad de ellos, en la provincia de Teruel-. En las escuelas rurales de la Comunidad estudia el 18 por ciento del alumnado, y a ellas se destina el 31 por ciento del presupuesto del Departamento.

Según ha informado el Gobierno de Aragón, una plaza en un centro rural puede llegar a costar más de 8.000 euros, mientras en un centro urbano ronda los 3.000. Sin embargo, desde el Gobierno aragonés no se entiende la educación como un gasto, sino como una inversión en el presente y en el futuro.

"Es en la escuela rural en la que se han creado proyectos de innovación que luego se han exportado con éxito a los centros urbanos", ha apuntado el Gobierno de Aragón, al tiempo que ha incidido en que es firme defensor de que los alumnos puedan ir al colegio cerca de sus domicilios. En este sentido, el mantenimiento de los centros en la escuela rural permite que no tengan que salir a otras poblaciones cercanas para estudiar, lo que se traduce en un mayor arraigo y en un ahorro de tiempo para ellos y para sus familias.

Además de mantener estos colegios abiertos, el Gobierno de Aragón financia el profesorado de unas 200 escuelas infantiles -periodo de 0 a 3 años-, con una inversión de 10 millones de euros. De esta manera, Educación se hace cargo de los gastos de personal de estos centros, situados en más de 150 municipios distintos de las tres provincias. En estos centros inician su etapa escolar más de 5.500 menores.

Para facilitar la escolarización de los alumnos en el mundo rural, existen unas 600 rutas que cubren más de 54.000 kilómetros y transportan a alrededor de 12.000 alumnos.

AULAS DE DOS AÑOS

La experiencia piloto de escolarización anticipada a los dos años, que se abrió en un centro de cada capital de provincia, se ha ido aumentando con el paso de los cursos y se abre cada vez más al mundo rural. Al Castillo Qadrit se Cadrete se han sumado en los dos últimos años el CEIP Andrés Oliván de San Juan de Mozarrifar, el Juan Pablo Bonet de Movera, y los centros oscenses de Montanuy y Arén, que comparten un aula de dos años en sus instalaciones.

En este curso se han instalado cuatro nuevas aulas de 2 años, todas ellas en el mundo rural: cuatro nuevas aulas de dos años en las localidades de Plan, Santa Cilia, Torrente de Cinca y la Puebla de Híjar.

Durante la pasada legislatura, además, más de la mitad de los nuevos ciclos de Formación Profesional puestos en marcha se inauguraron fuera de las capitales de provincia, buscando además adaptar la oferta a los sectores económicos preponderantes en cada comarca.

En este sentido, la oferta de FP no está concentrada únicamente en las ciudades: llega a 43 localidades diferentes, 20 de ellas de menos de 5.000 habitantes. Todo esto --unido a la supresión de la tasa de matrícula que puso el PP- ha hecho que Aragón bata récords de matrícula y supere los 25.000 matriculados en estos años, un 25 por ciento más que a comienzo de la pasada legislatura. Las cifras de empleabilidad son también positivas y las últimas encuestas realizadas a los titulados revelan que la inserción laboral bruta a los 6 meses es del 85 por ciento.

Según el Gobierno de Aragón, la oferta formativa también ha dado un salto de calidad en los últimos años con la creación de centros integrados y secciones de las Escuelas Oficiales de Idiomas, además de una ampliación de la oferta en la enseñanza de idiomas. El refuerzo del bilingüismo se ha dejado notar también con la multiplicación del modelo de bilingüismo propio de Aragón, el BRIT, que ya está implantado en más de 200 centros educativos, la mitad de ellos en el medio rural.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento