Von der Leyen se estrena en un debate sobre el estado de la UE con una hoja de ruta marcada por la Covid

Ursula von der Leyen durante un momento de su discurso ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo.
Ursula von der Leyen, en el Parlamento Europeo.
EFE/ Patrick Seeger

Todos los años, en septiembre, el presidente de la Comisión Europea pronuncia el discurso sobre el estado de la Unión ante el Parlamento Europeo en el que hace balance de los logros del año anterior y presenta sus prioridades para el año siguiente. Esa es la teoría. Pero 2020 no mantendrá la tradición, al menos sobre el papel. Por dos motivos: será presidenta, que no presidente, por primera vez, y su mensaje estará marcado por los efectos de una pandemia que ha cambiado el mundo.

Será madrugadora. A las nueve de la mañana la jefa del Ejecutivo comunitario se subirá a la tribuna para arrancar con un discurso que se podría entender como una guía: qué va a hacer la UE en el corto y medio plazo, al menos hasta 2024, que es cuando acaba la legislatura. Otra novedad de este debate es que se celebra en Bruselas. Tradicionalmente su sede es Estrasburgo, pero la ciudad francesa se encuentra marcada en rojo por el aumento de casos de covid. "Esperamos volver pronto", sostuvo el presidente de la Eurocámara, David Sassoli, al confirmar el traslado.

"Las prioridades establecidas al inicio del mandato siguen siendo válidas para responder a los retos actuales", aclaran desde la Comisión, que sigue plenamente decidida a cumplir "sus iniciativas emblemáticas". Estas son el Pacto Verde Europeo y la Estrategia Digital. "Son fundamentales para relanzar la economía europea y construir una Europa más resiliente, sostenible, justa y próspera", acaban.

Las fuentes comunitarias consultadas por 20minutos no rebaten a Von der Leyen. "No es incompatible la lucha contra la pandemia con mantener la hoja de ruta que presentó al inicio de la legislatura", porque si algo cambia "es la exigencia". Ahora "todo el mundo mira a Europa" y por eso "la respuesta tiene que estar a la altura", pero en esa respuesta "caben todos los retos, sean nuevos o no, por así decir".

"No va a ser un debate del todo tradicional", reiteran las fuentes, porque habrá ciertas "líneas rojas" en lo que al uso de los fondos de recuperación se refiere. El Parlamento Europeo, como colegislador junto al Consejo, va a exigir una serie de cambios en el Marco Financiero Plurianual 2021-2027 y quizás "corrija" algunos puntos de la exposición de Von der Leyen. 

Lo que se busca con este debate del estado de la Unión es "reforzar la parte democrática" de la UE. Con la llegada de Von der Leyen se ha dado continuidad en cierta medida al plan que se marcó Jean Claude Juncker hasta 2025, pero se han introducido novedades y otras han llegado por culpa de la pandemia. Por ejemplo, en 2017 y en 2018 el entonces presidente habló de iniciativas concretas sobre comercio, control de la inversión, ciberseguridad, industria y datos, algunas de las cuales han pasado ahora a un segundo plano.

Las seis prioridades de la Comisión Von der Leyen

Muchas veces se ha dicho que las crisis también abren nuevas oportunidades. La respuesta de la UE ante el coronavirus ha sido finalmente muy rotunda. El acuerdo para la reconstrucción, con los 750.000 millones de euros, fue histórico, y esas ayudas deberían destinarse, según expertos y eurodiputados, a asuntos "urgentes": reactivación de la economía, digitalización, empleo juvenil y lucha contra el cambio climático.

Precisamente por eso, las seis prioridades de la Comisión para el periodo 2019-2024 no se han guardado en un cajón. Se mantienen encima de la mesa. El Pacto Verde Europeo es el gran reto. "Debemos esforzarnos por ser el primer continente climáticamente neutro", mantienen desde el Ejecutivo, que también buscará que Europa "se adapte" a la era digital y que la economía "esté al servicio de las personas". De esta forma, la UE va a tratar de reforzar su parte social. "En el pasado nos centramos en la economía, ahora también habrá que hacerlo, pero pensando en reconstruir una sociedad", expresan algunos analistas.

Tampoco se olvida la Comisión de la política exterior. "La UE fortalecerá su voz en el mundo defendiendo el multilateralismo y un orden mundial basado en normas", establecen en las prioridades, a las que añaden, por otro lado, un fomento del estilo de vida europeo. Se puede entender como un mensaje contra las derivas autoritarias de algunos Estados miembros como Polonia o Hungría: "Europa debe proteger el estado de Derecho si quiere defender la justicia y los valores fundamentales de la UE". Todo esto, asimismo, exige "dar más voz a los europeos y proteger nuestra democracia frente a interferencias externas, como la desinformación y los mensajes de incitación al odio en línea".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento