Los consejos de los expertos si te cruzas con la pantera negra de Granada: "Ser tú el depredador y ella la presa"

Imagen de archivo de una pantera negra.
Imagen de archivo de una pantera negra.
EFE

El Ayuntamiento de Ventas de Huelma (Granada) ha alertado de la presencia en el municipio de una pantera negra, animal salvaje al que buscan agentes de medio ambiente de la Junta y un operativo especial del Seprona de la Guardia Civil. El animal ha sido supuestamente avistado por varios vecinos en un camino cercano al castillo municipal.

Avistar animales salvajes es algo bastante inusual, y más aún si son exóticos como una pantera negra. Los precedentes a la supuesta aparición de este felino no aportan demasiada credibilidad a su presencia e inclinan a la opinión popular hacia el hecho de que se esté confundiendo con otro animal como sucedió con el supuesto tigre murciano que resultó ser un peluche, o la pantera de Guadalajara que al final era un perro.

De entre todas las alertas de este tipo, a veces hay alguna que es verdadera. El cocodrilo del Nilo que se buscaba en Mijas (Málaga) en 2013 finalmente apareció dos meses después, cuando ya pocos creían en la historia. Si la pantera del pueblo de Granada vaga realmente por los campos andaluces, ¿qué medidas se deben tomar si se sufre un encontronazo?

La veterinaria Rita Quintela recomienda, en el caso de no poder evitar un encuentro con un gran felino, intentar "hacernos grandes y mirar al animal a los ojos, sin darle nunca la espalda". Lo que debemos intentar, dice, es "ser tú el depredador y él la presa. Podemos hacer ruido si es necesario o gritar".

Si conseguimos que el felino se vaya podemos correr, pero "solamente cuando ya se haya dado la vuelta, sino es posible que nos ataque". Evidentemente, la profesional insiste en que es primordial llamar a las autoridades o servicios de seguridad como Seprona o la policía.

¿Y ante otros animales salvajes?

Si vivimos cerca de una zona rural o boscosa, es posible que nos encontremos con algún animal y no sepamos cómo actuar para mantenernos fuera de peligro. Estas son las recomendaciones de Carracedo.

Los lobos y osos suelen rehuir el contacto y los encuentros con los seres humanos. "Son eminentemente nocturnos así los encuentros serán poco frecuentes", comenta la veterinaria Mar Carracedo. Sin embargo, su reacción dependerá en gran medida de las nuestra, así que es importante mantener la calma, no correr ni gritar, no hacer movimientos bruscos. Como la inmensa mayoría de los animales, solo atacarán si se sienten amenazados, si están heridos o si se encuentran con sus crías y sienten que estas están en peligro. Por eso es esencial no tocar ni acercarse a los cachorros si los hubiese.

Los jabalíes también son predominantemente nocturnos y solo atacará a los humanos si se ve a él o a su prole en peligro. "Los jabalís, si pueden, escaparán por la zona con más vegetación y a poder ser cuesta abajo, así que una buena estrategia es localizar esa zona y no bloquearla", advierte la veterinaria. Lo mejor en un encuentro es quedarse quieto, si vemos que el jabalí no huye, podemos optar por retroceder muy lentamente y dejarle espacio. De nuevo, es vital no acercarse a las crías.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento