'Malasmadres' entrega a Escrivá 280.000 firmas para imponer el teletrabajo obligatorio

La creadora de Malasmadres y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.
La creadora de Malasmadres y el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá.
MALASMADRES

El 'Club de las malas madres' ha entregado este viernes al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, 280.000 firmas recogidas en la campaña ‘Esto no es conciliar’ y un manifiesto contra una vuelta al cole sin medidas de conciliación que solicita, entre otras medidas, el teletrabajo como imperativo legal siempre que sea posible.

El colectivo defiende el teletrabajo como imperativo legal en todos los empleos en que sea posible, cuando lo exijan las circunstancias familiares del empleado. La 'malamadre jefa', Laura Baena, ha denunciado que el 'Plan MeCuida' del Gobierno no está dando soluciones.

"Las solicitudes para la adaptación de jornada se tornan en peleas interminables" y "muchas empresas rechazan el teletrabajo aún con menores a cargo", ha explicado el 'Club de las malas madres'.

Bajas para progenitores con hijos en cuarentena

La organización pide cuatro medidas. La primera: la regulación de la incapacidad temporal o bajas para las madres y padres de menores que se encuentran en cuarentena por contacto con un caso positivo de COVID-19.

Baena ha planteado al ministro una de las principales preocupaciones de todos los progenitoress españoles. “¿Qué vamos a hacer cuando nos manden a los niñas y niñas a casa o tengan síntomas compatibles con COVID-19, dejar el trabajo?”, ha preguntado.

En este sentido, ha explicado a a Escrivá que hay mujeres que se han visto obligadas a renunciar a su trabajo para cuidar de sus hijos e hijas y otras que se han acogido a una reducción de jornada sin sueldo, con los consecuentes problemas económicos para toda la familia.

"Hay muchas familias que no se pueden permitir no trabajar", ha añadido Baena. Con respecto al ‘Plan MeCuida’, el colectivo ha criticado que “es falso que esté siendo eficaz esta medida, porque en la mayoría de los casos la empresa no acepta la solicitud o comunicación y está obligando a la mujer a entrar en una pelea imposible de sostener”.

Además, la organización sostiene que la reducción de jornada de hasta el 100% "no es asumible para muchísimas familias si conlleva pérdida salarial".

Aun así, el club ha valorado muy positivamente la actitud de diálogo mostrada por el ministro y que escuche, al menos, las reivindicaciones de su entidad y de la Asociación Yo No Renuncio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento