Amor en el trabajo: ¿pueden despedirme?, ¿debo comunicarlo?

  • Expertos en derecho laboral responden a las principales cuestiones sobre qué ocurre si se mantiene una relación sentimental en el trabajo. ¿Afecta a la conciliación familiar?, ¿pueden cambiarme de puesto de trabajo?
Una pareja en el trabajo
Una pareja en el trabajo
Rafael Neres (Pexels)

Pasar muchas horas juntos en el puesto de trabajo puede derivar en una relación sentimental con una compañera o compañero.

De hecho, es algo habitual en España donde el 31% de los empleados asegura haber mantenido relaciones sentimentales con otros trabajadores, según un estudio de Infojobs,. La mayoría de las parejas formadas en el ámbito laboral se dan entre compañeros del mismo rango (80%) y del mismo departamento (44%), tal vez por aquello de que el roce hace el cariño. Pero, ¿tiene riesgos laborales iniciar una relación amorosa con un compañero de trabajo?

Expertos en derecho laboral responden a 20minutos a las principales cuestiones.

¿Me pueden despedir si tengo una relación en el trabajo?

En España no, en ningún caso, pero en otros países, como Estados Unidos, sí es posible. El consejero delegado de la tecnológica Intel fue despedido por mantener una relación sentimental consensuada y estable con una subordinada. El código de conducta de la empresa lo prohibía para directivos y fue despedido.

En España, los tribunales han declarado que las relaciones amorosas se encuentran dentro del ámbito del libre desarrollo de la personalidad, reconocida en la Constitución. Es por ello que las relaciones sentimentales en el trabajo solo pueden acarrear sanciones si afecta al trabajo, no siendo suficiente para imponer un despido, mantener una relación amorosa en el trabajo contra lo dispuesto en el código de conducta.

Esperanza Palacio, codirectora legal de reclamador.es, explica que "la empresa debería probar que esa relación ha supuesto una importante merma del rendimiento de ambos trabajadores para argumentar el despido de uno o ambos miembros de la pareja, de lo contrario, si se produjera el despido por este motivo, podría ser considerado un despido improcedente".

Una pareja dándose un beso
Una pareja dándose un beso
Katie Salerno (Pexels)

¿Tengo que comunicarlo a la empresa?

Lucía Gómez, abogada del despacho Sanahuja Miranda, subraya que "por supuesto que no". "Eso iría totalmente en contra del derecho a la intimidad del trabajador", recalca. 

Desde reclamador.es, en cambio, indican que "como norma general no". "No obstante, -agregan- en el supuesto de que la empresa tenga un código de conducta en el que prohíba las relaciones sentimentales no conocidas por los superiores jerárquicos, el empleado sí debe comunicarlo a su superior, pues al inicio de la relación laboral se ha firmado dicho código de conducta".

"También es importante señalar -indican- que la gran mayoría de abogados laboralistas de empresa, cada vez que un cliente les sugiere introducir en el código de conducta la prohibición de las relaciones sentimentales entre compañeros, lo desaconsejan de manera enérgica".

¿Pueden cambiarme de puesto?

Fátima Galisteo, de Galisteo Abogados, explica que "aunque el artículo 17 del Estatuto de los Trabajadores prohíbe expresamente cualquier tipo de discriminación por razones de parentesco con personas pertenecientes o relacionadas con la empresa, sí es posible que un empresario tome medidas ante ciertas situaciones que afecten, por ejemplo, a la productividad de un trabajador, o que infieran directamente en su rendimiento laboral".

"Siempre que el cambio no afecte a tus funciones, ni suponga tampoco una modificación sustancial de las condiciones de trabajo (horario, salario y/o jornada), la empresa podría cambiarte de puesto", asegura.

¿Afecta a los derechos de conciliación?

La letrada Galisteo destaca que "la legislación española, en el orden social, reconoce a todos trabajadores por igual el derecho a conciliar vida personal, familiar y laboral". 

Aunque esa conciliación puede resultar, a veces, más complicada para una pareja que trabaje para la misma empresa. Por ejemplo, indica la letrada, "en el caso de querer solicitar los dos miembros de la pareja una reducción de la jornada para cuidar de su hijo (por guarda legal, se llama), la empresa podría conceder la reducción a uno solo, limitando la posibilidad de ejercer ese derecho los dos a la vez, al ser el mismo sujeto causante (mismo hijo) el que da lugar a ese derecho".

Lucía Gómez (Sanahuja Miranda) añade: "Si tenemos un hijo en común, el empresario podría no conceder una excedencia para el cuidado de menores a los dos a la vez. También podría ocurrir con la distribución del permiso por nacimiento o de lactancia por razones organizativas".

¿Existe alguna desventaja desde el punto de vista legal?

Esperanza Palacio, desde reclamador.es, asegura que como tal no existen desventajas. Eso sí, si la relación afecta al rendimiento de los trabajadores, podría incurrir en uno de los motivos tasados para proceder a su despido. Y, si genera cualquier tipo de conflicto, podría acarrear alguna sanción, en función de la gravedad de los hechos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento