Kiko Matamoros anuncia que tendrá que volver a pasar por el quirófano tras las vacaciones

El tertuliano Kiko Matamoros, en 'Sálvame'.
El tertuliano Kiko Matamoros, en 'Sálvame'.
MEDIASET

Cuando reapareció con 14 kilogramos menos tras abandonar el hospital tampoco dejó mucho lugar a las dudas. "Estoy jodido. No estoy bien", fueron sus explícitas palabras. Pero la pesadilla de Kiko Matamorosparece ser que no ha acabado y él ha sido el encargado de dar la, en este caso, mala nueva.

Tras pasar unas vacaciones de ensueño para recuperarse en los idílicos paraísos de Tulum, en México, junto a su pareja, Marta López, el colaborador ha querido ser él mismo, antes de que cualquiera de los otros tertulianos se le adelantase, quien confirmase que aún precisa de volver a ser operado.

Eso mismo ha confirmado el tertuliano de Sálvame mediante videollamada, que deberá entrar nuevamente en quierófano, aunque en este caso se trate de una intervención menor, dado que se trata de una pequeña infección. "No estoy preocupado, porque estoy confiado de estar en las mejores manos. Son cosas que pueden pasar perfectamente. Tener una infección después de una intervención", ha explicado.

"Me vuelven a intervenir el jueves si los resultados de la analítica y el preoperatorio es correcto y estoy en condiciones de entrar otra vez a quirófano para dentro. Es un tema menor y creo que el viernes estaré ya en la calle. A partir de ahora espero que se acabe este calvario porque lo he pasado regular", ha afirmado.

El colaborador de 63 años ha detallado cuál es el motivo de esta operación, aunque no tan grave, sí que incómoda e inesperada: "Hay una fuga de bilis y hay que instalar un catérer interno, además del que tengo colocado. Es bastante desagradable. Ese me lo quitaran en una semana y me quedaré con el interno unos meses".

"El hígado lo tenía bastante tocado por el daño que le había producido la vesícula. Los médicos se asustaron cuando lo vieron y es normal", ha reconocido Matamoroso sobre la intervención de hace unos días, aunque ahora se encuentra más "más cansado que preocupado" dado que aunque "la infección me castigó bastante, eso ya lo he resuelto".

Eso sí, sobre su tremenda pérdida de peso y la absoluta carencia de fuerzas de la que vino acompañada, ha dicho: "en 20 días me consumí, con suero y antibióticos hospitalarios, la infección derivó y no podía consumir alimentos sólidos. Fue bastante difícil porque me debilité muchísimo".

No ocultó, además, sus ganas de volver a trabajar. "Os echo mucho de menos, pero ha habido cosas que no me han gustado. Tengo ganas de estar activo, pero me han dolido mucha cosas. Ojalá el viernes cuando salga de aquí pueda volver ya a trabajar, quiero sentirme bien, útil y que puedo estar activo", ha declarado.

Aunque antes de terminar quiso comentar las críticas que ha recibido precisamente por sus vacaciones. "He entrando algún día porque ante todo soy compañero y amigo de algunos de los que estáis ahí", ha comenzado antes de dar una pequeña pulla a sus contertulios: "Pero bueno eso también era criticable por lo visto. Me fui fuera porque quería descansar, porque lo necesitaba, porque fue una decisión mía y ya soy mayorcito para tomar las decisiones que me afectan a mí. No quería estar en un entorno donde soy reconocible y me podía sentir no demasiado bien".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento