Uno de los asesinos de Sandra Palo podría salir del reformatorio en unas semanas

  • El juez estudia conceder el régimen semiabierto a Ramón.
  • Los psicólogos lo desaconsejan.
  • Justifca su crimen con mentiras.
La madre de Sandra Palo, con un cartel denunciando el asesinato de su hija, en una imagen de archivo.
La madre de Sandra Palo, con un cartel denunciando el asesinato de su hija, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

María del Mar Bermúdez (madre de Sandra Palo, la discapacitada mental de 22 años que en 2003 fue secuestrada, violada, atropellada y quemada viva por cuatro chicos, tres de ellos menores) no salía este martes de su asombro.

Por ser mayor de edad, pedimos lo contrario, que cumpla la pena que le queda en una cárcel

El juez de menores encargado del caso estudia la posibilidad de otorgar el régimen semiabierto a Ramón Santiago, uno de los asesinos de su hija, debido a que cumple en breve la mayoría de edad penal, establecida a los 23 años (en el momento del crimen tenía 17).

Esto significa que, en caso de que al final se apruebe la solicitud (lo cual se sabrá en unas semanas), Ramón podría empezar a salir de vez en cuando del reformatorio en el que fue condenado a estar interno durante ocho años. Ya en 2005 pudo salir durante un tiempo del centro para casarse con su novia.

Piden que vaya a la cárcel

"Precisamente por ser ya mayor de edad, lo que pedimos es lo contrario, que cumpla la pena que le queda en una cárcel de verdad, no que se le dé la libertad. Aún no está rehabilitado", decía ayer María del Mar mientras un grupo de psicólogos se reunía con el magistrado para valorar la posibilidad de otorgar el régimen semiabierto a Ramón.

Al final, los psicólogos avalaron la tesis de la madre. Ramón tiene "un alto grado de reincidencia", afirmaron, ya que aún no ha asumido su pena y todavía sigue justificando su terrible crimen "con mentiras". Además, hace poco intentó suicidarse.

Si al final se acuerda su traslado, el joven sólo tendría que pasar unos cursillos formativos antes de poder volver a pisar la calle. Los psicólogos ya han mostrado su rechazo, pero la última palabra la tendrá el juez, que se pronunciará en las próximas semanas.

‘El Rafita', en libertad vigilada

De los otros tres detenidos por el asesinato de Sandra Palo, uno, Rafael G. F., Rafita está libre. El joven, de 18 años, abandonó en 2007 el centro de menores. Ahora cumple condena en régimen de libertad vigilada en algún punto de España fuera de Madrid para que no pueda cruzarse con los familiares de Sandra. Por su parte, J. R. M., El Ramoncín, permanece en un reformatorio mientras que Francisco Javier Astorga, El Malaguita, único adulto condenado por el crimen, cumple una pena de 64 años de prisión.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento