Melania responde a los rumores sobre una mala relación con su hijastra Ivanka Trump

Montaje de fotos de Melania e Ivanka Trump, esposa e hija, respectivamente, del recién elegido presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
Montaje de fotos de Melania e Ivanka Trump.
EFE

The Washington Post publicaba este jueves una bomba informativa contra la familia del presidente Donald Trump. Según el periódico, la primera dama mantiene una muy mala relación con la que es su hijastra, Ivanka Trump, y que durante su primer año en la Casa Blanca, usó cuentas de correo personales para gestionar asuntos oficiales .

Ante estos rumores, Melania Trump decidió responder de la misma manera que viene haciendo su marido durante todo su mandato: utilizando su cuenta oficial de Twitter.

“Esta tarde presidiré una mesa redonda con algunos increíbles ciudadanos en recuperación y las grandiosas organizaciones que los apoyan. Animo a los medios de comunicación a centrarse e informar sobre la crisis de las drogas en la nación, no en rumores ilusorios y maliciosos”, escribió en su tuit.

La última frase de la primera dama se trata de un dardo envenenado hacia la que fue una de sus mejores amigas: Stephanie Winston Wolkoff, quien en su libro Melania y yo: el ascenso y la caída de mi amistad con la primera dama denuncia que la mujer e hija mayor de Trump nunca se han llevado bien y que incluso en conspiración con Stephanie llegó a trazar un plan para “bloquearla”.

Respecto a los correos electrónicos y mensajes enviados desde cuentas personales en lugar del correo institucional de la Casa Blanca en el que Melania y Winston Wolkoff hablaron y gestionaron diversos eventos, ha sido Stephanie Grisham, portavoz y secretaria de personal de Melania Trump, la que ha dado la cara.

"La primera dama y su personal han tomado medidas para cumplir con el estándar de la Ley de Registros Presidenciales, relacionados con la preservación de registros que documenten adecuadamente las actividades oficiales”, comunicaba Grisham.

En su libro, Winston Wolkoff también airea más rumores sobre la que fue su mejor amiga, y esta vez se trata de un tema mucho más controvertido, sobre todo en EE UU. Según la escritora, Melania tardó 5 meses en mudarse a la Casa Blanca porque antes exigió que se hiciera una remodelación y redecoración en la residencia “empezando por una nueva ducha y retrete”, ya que supuestamente se negaba a usar el mismo baño que los Obama.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento