El autor de 'COVID-19, Periodistas' reconoce que los periodistas no han estado "a la altura" al inicio

El periodista Pecho Lechuga ha considerado hoy en Logroño, en la presentación ante los medios de comunicación de su libro 'COVID-19 Periodistas', que en España medios y periodistas, en un primer momento, no estuvieron "a la altura de las circunstancias".
.
.
PERIODISTAS DE NAVARRA

"Nos creímos las versiones oficiales y no dimos la voz de alarma"; en rueda de prensa, Lechuga ha presentado un libro escrito para hacer "autocrítica constructiva" sobre cómo se han estado comportando tanto los políticos como los periodistas durante la pandemia que estamos viviendo.

España es uno de los diecinueve países en los que otros tantos informadores han dado su visión para este libro de cómo han vivido la crisis sanitaria. Lechuga ha creído que los comunicadores españoles, en un inicio, siguieron las fuentes oficiales pero "fuente oficial no es sinónimo de veracidad" y se ha echado de menos una labor de acudir a otras "versiones".

La precaridad y la falta de periodismo especializado son, para este periodista, algunas de las posibles causas. No obstante, ha creído que, si bien esto ocurrió en un primer momento, después, los medios de comunicación hicieron un trabajo "más que notable" con "denuncias de negligencia" y "se informó de la situación de los sanitarios o de las residencias".

Además, ha creído que han hecho falta más imágenes que supongan una "bofetada de realidad" y, en este sentido, se pecó de "buenismo" y ha habido "muy pocas imágenes del drama". Ha creído que hubiese sido necesario enseñar las UCIS, o mostrar los féretros.

Para este informador ha habido, no sólo en España, una "desinformación interesada" por ejemplo, con las mascarillas, porque empezaron a ser consideradas importantes cuando había stock.

Esto ha ocasionado una "falta de credibilidad" en los ciudadanos que, ahora, está siendo "aprovechada por los antimascarillas". También se ha echado de menos en las fuentes decir: "No sabemos".

Hay un punto es el que los periodistas que han participado "no se poden de acuerdo"; dónde está el límite entre el sensacionalismo y el periodismo de rigor.

Lechuga ha relatado cómo con el objetivo de darle una difusión internacional intentó sacarlo a la luz con Amazon, pero ésta se negó alegando que, en cuestiones referentes a la COVID-19 sólo se debían difundir fuentes oficiales.

El periodista ha cargado contra algo que, para él, supone la desaparición del periodismo y la conversión de sus profesionales en "altavoces". "Si sólo valen las fuentes oficiales, los que estamos aquí sobramos", ha dicho a los periodistas presentes.

Además, ha creído que la falta de una prensa libre, como ocurre en China (país que sale en el libro), favoreció que se distribuyera el virus. "La pandemia ha demostrado que la libertad de prensa no sólo es necesaria en nuestro país, y en los cercanos", ha dicho.

El rechazo de Amazon le hizo apoyarse en una editorial leonesa y conseguir el apoyo de la Federación de Asociaciones de Periodistas. Después, Amazon se ofreció a, ahora sí, sacar su libro.

"Lo curioso es que ni al rechazarlo ni al acertarlo leyeron el manuscrito", ha dicho. Él, sin embargo, pidió que, para ello, se disculpara y, además, cambiaran su política.

¿Cómo empezó su proyecto? Con un reportaje sobre la retención de mascarillas en Turquía y el pensamiento: "Pedro, piensa en grande".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento