Pedro V., el obrero que ha muerto en la estación de Cercanías de Colmenar Viejo cuando desarrollaba labores de mantenimiento, tenía tan sólo 21 años, 8 meses de experiencia en la empresa Nertus, subcontratada, y era el primer día en una reparación en vía.

Además, cuando se produjo el accidente laboral, el joven, de nacionalidad española, se encontraba solo, según denunció, en declaraciones a Europa Press, un portavoz de CC.OO del Comité de Empresa, quien subrayó que la víctima tenía un contrato eventual y cobraba 900 euros/mes.

"Este accidente es una prueba más de lo que ocurre cuando se encargan determinados trabajos a personas sin una formación específica, ni hay suficiente personal cualificado que le acompañe", explicó su compañero.

Ha muerto él solo, sin supervisión y sin un compañero que le auxiliase

"Estaba realizando una reparación en vía de un estribo, y ha bajado al foso, el resultado es que el estribo le ha ahorcado contra el andén. Le ha debido romper el cuello o ha muerto por asfixia", lamentó. "Ha muerto él solo, sin supervisión y sin un compañero que le auxiliase", subrayó.

Este portavoz del Comité de empresa criticó que se está produciendo una "cascada de subcontratas" para lograr el "abaratamiento de los costes del mantenimiento" a expensas de descuidar los riesgos laborales.

El accidente laboral tuvo lugar alrededor de las 13.30 horas dentro de la estación. El trabajador estaba manipulando una rampa de minusválidos cuando, por causas que aún se desconocen, se le precipitó encima.

Los operarios de la estación llamaron entonces al Summa, que acudió al lugar de los hechos. Los sanitarios comprobaron que el hombre, que ya había fallecido, había sufrido una parada cardiorrespiratoria y una posible fractura de cuello. La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación.