Sus fotos narraron la Revolución cubana

  • En enero se cumplirán 50 años de la entrada triunfal de Castro en La Habana.
  • Una muestra rinde tributo al fotoperiodismo que se hizo entonces.
  • Roberto Salas, Liborio Noval y Ernesto Fernández, entre otros, muestran su obra.
  • FOTOGALERÍA: Historia en blanco y negro
Fidel Castro y Hemingway.
Fidel Castro y Hemingway.
OSVALDO CASAS

El 1 de enero hará 50 años que Fidel Castro y los suyos entraban en La Habana. Fotógrafos del mundo entero inmortalizaban el momento, pero no sólo aquel día fue objeto de su mirada.

Todo lo anterior, desde sus románticos inicios en Sierra Maestra, cuando sólo era un sueño de justicia para el pueblo, logró cautivar a los fotógrafos que fueron los que narraron este episodio al mundo entero.

Había que retratar la revolución, y la imagen era la manera
Liborio Noval, uno de aquellos fotógrafos, relata a
20 minutos: «Había que retratar la revolución, porque en Cuba entonces había un millón de analfabetos, y la imagen era la manera de contárselo».

La Escuela de Fotografía de Madrid recoge gran parte de estas imágenes en la exposición Miradas reveladoras. «Un mismo tema, la revolución, numerosos fotógrafos y por tanto numerosos puntos de vista nos muestran la revolución cubana», éste ha sido, según el comisario de la muestra y profesor de Fotoperiodismo, Diego Caballos, el motivo fundamental de Miradas reveladoras.

Por primera vez, las imágenes tomadas por fotógrafos cubanos, como Alberto Díaz, Roberto Salas, Liborio Noval o Ernesto Fernández se cuelgan junto a las de los españoles Enrique Meneses, Antonio Gabriel y César Lucas. Porque si bien muchas de las que se exponen han dado la vuelta al mundo nunca antes se mostraron juntas.

El valor de la imagen

«Es un fotoperiodismo que cada vez se hace menos. Ahora se trata de hacer algo rápidamente y transmitirlo inmediatamente. No hay tiempo para investigar ni para pensar en un reportaje», se lamenta Diego Caballos de los malos tiempos que corren para el fotoperiodismo, justo el valor principal de esta muestra.

No hay tiempo para investigar ni para pensar en un reportaje
«Estas fotografías, en cambio, han logrado quedar y trascender». Son un símbolo del fotoperiodismo, igual que el
Che Guevara , de quien Liborio Noval señala lo fotogénico que era, a pesar de no gustarle nada que lo retrataran.

Aquellos fotógrafos ni siquiera imaginaban que sus trabajos se harían famosos. Así lo explica Liborio Noval: «nunca tuvimos idea de que esto sería Historia. Y tampoco somos historiadores, somos fotógrafos, nada más».

Mostrar comentarios

Códigos Descuento