PCRs, aforos, horarios, ventilación... las empresas ultiman la 'operación regreso' a las oficinas para el 1 de septiembre

  • Desde el sindicato UGT solicitan mantener el teletrabajo "siempre que sea posible" y piden medidas en el transporte. 
  • La patronal de pequeñas y medianas empresas asegura que las condiciones laborales están adaptadas y son seguras.
Oficina, ordenadores, trabajo, trabajando, empleo, desempleo, paro, trabajador
Imagen de una oficina.
EUROPA PRESS

El foco mediático ha estado centrado en conocer con detalle cómo será la vuelta a los colegios de los más pequeños. Comunidades y Gobierno central trabajan en una cuenta atrás para elaborar un plan seguro que no comprometa la salud de niños, trabajadores, padres y madres. Sin embargo, septiembre también llega con una vuelta a la actividad laboral muy distinta a la de otros años, ya que se prevé un aumento significativo de la presencialidad con respecto a los meses anteriores, con los peligros de contagio que eso puede conllevar. 

Desde que el 14 de marzo se decretara el estado de alarma, miles de empresas en España tuvieron que adaptarse al teletrabajo en el menor tiempo posible y de la manera más eficiente, utilizando esta fórmula de empleo hasta las vacaciones de verano. Sin embargo, a partir del 1 de septiembre muchos negocios preparan su vuelta con el objetivo de recuperar la normalidad laboral que existía antes de que la palabra 'Covid' fuese conocida en todos los rincones del planeta. 

La organización para minimizar riesgos que están realizando las empresas es diversa, en función del tipo de negocio que sea, pero en esta ecuación quedan de lado las del sector hostelero, ya que estas comenzaron su adaptación a finales de mayo, con el final de la cuarentena, pensando en los meses de verano. 

El protocolo de actuación que van a seguir es el que marca el Ministerio de Sanidad, que publicó una guía que ha ido actualizándose hasta el 8 de junio, fecha de la última de la última modificación. Además, algunas empresas ya cuentan con planes específicos de contingencia, algo que solicitan desde los sindicatos, ya que creen que los ámbitos laborales son muy variados y no se pueden regir únicamente sobre un mismo protocolo de actuación general. 

"Nada tiene que ver una cadena de producción en un matadero que en una oficina. Cada centro de trabajo tiene sus características y por ello es importante que se tengan en cuenta para elaborar protocolos de contingencia y actuación específicos", declara a 20Minutos Isabel Araque, secretaria confederal de UGT.  

Mantener el teletrabajo, medidas en el transporte y permisos retribuidos

La mayoría de los empleos que van a recuperar en cierta medida su presencialidad son los que se desarrollan en oficinas u espacios cerrados. Para ello, una primera medida indispensable es la de contar con garantías sanitarias en metros y autobuses en los que acceden diariamente muchos trabajadores: "Se tienen que acompasar las medidas de los centros de trabajo con las del transporte público, poniendo todos los medios necesarios para garantizar la seguridad en este ámbito, ya que no tendría coherencia extremar las medidas en el trabajo y no el transporte", señala Araque. 

Respecto a las normas esenciales que se deben mantener, UGT es partidario de "mantener el teletrabajo siempre que sea posible", y para donde no lo sea, plantea varias medidas: garantizar la distancia de seguridad de dos metros en todo momento, limitar aforos en las zonas comunes, priorizar las reuniones telemáticas, establecer una entrada y salida escalonada, extremar la limpieza e higiene de instalaciones, así como proporcionar geles y mascarillas. 

En cuanto a la posibilidad de teletrabajar en caso de tener un hijo en cuarentena, UGT se muestra contrario a esta idea. El sindicato aboga por un fondo de compensación o un sistema de ausencias justificadas retribuidas para aquellas personas que no puedan trabajar debido a la situación de sus hijos. "Lo hemos reiterado en varias mesas de negociación. La propia ministra ha admitido que están estudiando dar un permiso retribuido para estas situaciones. El objetivo es dar tranquilidad al trabajador y facilitar la conciliación. Debemos adelantarnos a los hechos porque es muy probable que suceda".    

La patronal de PYMES asegura las condiciones y anuncia que muchas empresas harán PCR a sus empleados 

Según señalan desde CEPYME, la Confederación Española de la Pequeña y Mediana Empresa, muchos negocios cuentan ya con planes específicos y medidas de 4 tipos: "Las de prevención, que son las que implican una organización de trabajo, que conlleva que no se generen aglomeraciones, entrada y salida escalonada, la manera de desplazarse al trabajo, los baños, etc. En segundo lugar, las de protección, como pueden ser la distancia obligatoria o mamparas. Después están las medidas de protección individual, es decir, elementos como mascarillas, geles o EPIs. Por último, se encuentra la higienización, que implica el desinfectado diario de los puestos de trabajo".  

Además, un porcentaje significativo de las empresas, es decir, las que se lo pueden permitir económicamente, pagarán pruebas PCR para sus empleados antes de incorporarse, ya que tras el regreso de vacaciones se juntan trabajadores que provienen de muy diferentes zonas y círculos. "Una gran parte de las empresas han preparado tests para sus empleados. Quieren conocer cuál es la situación laboral antes de recuperar la actividad económica, con el objetivo de tener el mayor entorno seguro posible", señalan desde CEPYME. Por su parte, los sindicatos apoyan la medida ya que ayuda a "garantizar la seguridad laboral".

La situación legal de los trabajadores

Con unas medidas de actuación tan generales, si se produce un contagio en el entorno laboral primará el plan de contingencia específico, en caso de que lo hubiese. "Las empresas han debido realizar una evaluación de riesgos para preparar la situación, y, en función de ello, un protocolo de actuación que puede incluir hacer PCR", apunta Jesús Lahera, profesor de Derecho Laboral en la Universidad Complutense.  

Una de las medidas generales que todos los negocios están obligados a realizar es instaurar el periodo de cuarentena de 14 días para un núcleo de trabajadores en los que se registre un positivo. Respecto a la base legal que esto implica, los empleados no tienen obligación ninguna de teletrabajar, ya que se considera que están en una baja laboral. 

"La cuarentena es una situación en la que tienes que estar en casa y, por tanto, tienes una imposibilidad de ir a trabajar por motivos médicos. Por lo tanto, a los positivos y a los casos sospechosos se les debe aplicar la baja. Además, no habría obligación de teletrabajar. Se suspendería el contrato, recibiendo la prestación de Incapacidad Temporal y, una vez superado el tiempo de aislamiento, se reincorporaría al trabajo", explica el profesor. 

Por último, respecto al fondo de compensación o permisos retribuidos que solicita UGT, Lahera señala que "está todo por hacer", por lo que hasta que se aprueben, en caso de que lo hagan, los mecanismos actuales son otros: "Existen 3 vías, la excedencia por cuidar a un hijo, en la que dejas de trabajar y cobrar durante los meses que dure, la reducción de jornada, que también implica menos menos salario, y por último la adaptación horaria, en la que se trata de buscar entre empresa y trabajador un acuerdo variado que puede implicar teletrabajo. Si no se aprueba ninguna medida, estas son las opciones", concluye. 

En definitiva, al igual que los niños, muchos ciudadanos regresarán de sus vacaciones para volver a entornos cerrados y compartidos con diversos grupos de personas, lo que implica un riesgo que tratan de reducir al máximo, pero cuyo resultado es clave para el devenir de la pandemia y de las posibles medidas futuras que se apliquen al conjunto de la sociedad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento