Ainhoa Arteta
La soprano Ainhoa Arteta en una imagen promocional. ARCHIVO
La soprano Ainhoa Arteta junto a la Orquesta Nacional de España se sube hoy, mañana y el domingo (19.30 h) al escenario del madrileño Auditorio Nacional de Música para rendir homenaje a uno de los grandes, Joaquín Rodrigo.

Sin embargo, el último trabajo de la artista, editado hace sólo unas semanas, nada tiene que ver con su habitual bel canto. La vida está compuesto por versiones de canciones de Silvio Rodríguez, Carlos Gardel, Elvis Presley, Eric Clapton, The Beatles y Jacques Brell.

¿Cómo es que una soprano se lanza al pop?
No lo tenía nada claro, pero cuando entró Javier Limón en el proyecto, me animé. Él ha hecho el disco que yo hubiera hecho. Además La vida es un compendio de los temas que aprendí con mi madre, los boleros, y los que yo cantaba en mi juventud.

¿Le sorprende que esté entre los más vendidos?
Sí, y me ilusiona, porque lo he hecho con mucho cariño y sentimiento.

Pero en el concierto de mañana, de pop, nada de nada...
No, mañana el público va a encontrar a la Ainhoa de siempre. Del disco La vida se harán conciertos, pero muy puntuales y en el futuro.

Si tuviera que interpretar otro tipo de música, ¿cuál sería?
Mi carrera y mi compromiso están en lo que hago, el clásico. Además, ahora estoy en mi período más sólido.

Mis valores son mi entrega, mis capacidades artísticas y de trabajo

¿Cuáles son sus valores?
Mi entrega, mis capacidades artísticas y mi capacidad de trabajo. Eso hace que llegues a buen puerto. Tengo una capacidad incansable de trabajar y muchas ganas.

¿Por qué ahora hay cantantes líricas más delgadas?
Ahora la imagen cuenta más y eso hace que la gente quiera estar más delgada.

Así que eso de que el peso influye en la voz...
La gordura y el peso no influyen, lo que importa es la experiencia y la edad. Cuando llegué a esto, con 20 años, los que más me enseñaron tenían todos de 40 años en adelante. Y a esa edad cuesta más mantener la línea. Yo esto también lo sufro.

¿Ha sufrido algún feo por ser guapa?
Alguna vez ha habido alguna reticencia, pero no le doy importancia. No subo a un escenario a ver si soy la más guapa, sino a hacerlo bien.

Antes de salir a un concierto, ¿algún rito?
Lo que siempre hago antes de un concierto es dormir una siesta... Así pongo a cargar la batería.

¿Y lo que nunca hace antes de un directo?
Una entrevista.

¿De pequeña ya quería ser cantante de ópera?
No, de pequeña me gustaba cantar y actuar. Mi juego era disfrazarme, y actuar y si te fijas, eso es lo que hago, porque cantar y hacer personajes es ópera. Mi padre fue el que lo vio claro. Me empezó a regalar óperas y ese fue el comienzo de todo esto.

BIO. Ainhoa Arteta (Tolosa, Guipúzcoa, 1964), con una destacada carrera internacional como soprano, debutó en Palm Beach en 1990. Desde entonces ha actuado en los escenarios más importantes.