El slip cumple 75 años sin que el tanga le haga sombra en el cajón de los hombres

  • Sustituyeron a los calzones hasta las rodillas.
  • Exponen las colecciones de Carlos Díez y Volker Goerhardt.
  • Lencería de los astronautas o una pieza personalizada por Warhol.
El slip sustituyó al calzón largo.
El slip sustituyó al calzón largo.
Cuando en 1934 un diseñador norteamericano de la firma Jockey lanzó, inspirado en los bañistas de la Riviera Francesa, el primer slip poco se pudo imaginar la revolución que acababa de iniciar. Se acabaron los tiempos de la ropa interior larga y los boxers hasta prácticamente las rodillas. Hoy 75 años después sigue dando guerra a tangas y jockstraps. Su comodidad y su sensualidad se han implantado en el armario de todos los hombres.

Ahora la marca celebra estos tres cuartos de siglo con una exposición en Madrid, en la que los diseñadores Carlos Díez Díez y Volker Goerhardt repasan la trayectoria del calzoncillo.

La última planta del Círculo de Bellas Artes de Madrid servirá como espacio,  hasta el próximo domingo, para exponer algunas de las prendas más representativas de los 200 años de ropa interior masculina, desde los revolucionarios slips de los años 30, hasta la lencería que usaban los astronautas, o una pieza personalizada por Andy Warhol.

"En mi parte está mi colección privada, que he ido adquiriendo a lo largo de mucho tiempo en diferentes países, y también unas series que he hecho 'customizando' piezas de Jockey", explica Carlos Díez. La colección de Voelker Goerhardt, diseñador privado de la marca desde 1963, corresponde a una selección más histórica, partiendo de piezas del siglo XIX y avanzando, década tras década, hasta 1970.

La "pasión por la lencería masculina" une a ambos diseñadores, según confiesa Carlos Díez, que considera "muy interesante" que la selección de Goerhardt se mueva desde el principio en tonos crudos. Su parte, sin embargo, es mucho más homogénea.

"En mi colección privada hay prendas de todo tipo: calzoncillos largos, de trabajo...", indica Díez, mientras pasea su vista entre unos calzoncillos chinos, un pañal hindú y un tanga japonés.

Además de sus piezas particulares, Díez ha llevado a Madrid dos series personalizadas por él mismo de la colección "Coopers by Jockey", inspiradas en los diseños de ropa sport de los años 60 y 70. "Una serie mezcla los calzoncillos de la marca con piezas de corsetería clásica femenina, jugando con aberturas y con cierres que descubren parte de la anatomía masculina", señala el diseñador español, que en la otra colección ha creado "un efecto de encaje, con partes que quedan tupidas y otras que quedan transparentes".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento