Una sargento de la Policía Local de Oviedo, Mercedes García, responsable de Violencia de Género de la unidad de Policía judicial del Ayuntamiento de Oviedo, ha denunciado que lleva varios años padeciendo una campaña de vejaciones con insultos sexuales por parte de algunos de sus compañeros y mandos.

La agente interpuso la denuncia después que sus compañeros utilizasen la emisora para difundir los insultos


La agente de Policía Local decidió interponer la denuncia formal por Registro del Ayuntamiento, después de que sus compañeros utilizasen la emisora de la Policía Local para difundir esos insultos, según relata hoy el diario asturiano La Nueva España. En concreto, García se refiere a los días 14 y 15 de febrero de este año, en donde se le acusaba de forma despectiva y grosera de mantener relaciones sexuales con otro funcionario del Cuerpo, todo ello a través de la emisora oficial del Cuerpo, a la cual tienen acceso todos los policías de servicio, así como los trabajadores de las empresas privadas que tienen relación con la Policía Local.

El caso se remonta a 1999, y está siendo investigado por el Juzgado de instrucción número 2, tras pedir el fiscal jefe de Asturias, Gerardo Herrero, la apertura de diligencias por supuestas injurias y calumnias. La denuncia llegó el pasado mes de febrero a la fiscalía enviada por el propio Ayuntamiento, que decidió, tras una investigación interna, que podría haber indicios de delito, de demostrarse las acusaciones.

La víctima asegura en su denuncia que alertó, a nivel interno, del acoso que estaba viviendo sin conseguir que la situación se recondujera. Entre otras acusaciones, asegura en su escrito que "con asiduidad se vierten insultos, injurias y calumnias, algunos con connotación sexual, sobre mi persona en los tablones de anuncios de las dependencias policiales, escritos anónimamente sobre la información sindical que se expone en dichos tablones".

Estos insultos anónimos, señala, se mantienen en ocasiones durante "días" en los citados tablones, "hasta que se renueva la información sobre la que se escribieron los insultos". Ante la denuncia, el Ayuntamiento abrió una investigación interna, por decreto del concejal de Personal, Agustín Iglesias Caunedo, con el concejal de Patrimonio, Iván de Santiago, como instructor.

CONSULTA AQUI MAS NOTICIAS DE OVIEDO Y GIJON