¿Mezclar vino con otros aromas? Son los vinos cruzados, la nueva tendencia

  • Se trata de vinos infusionados con té, café o cannabis.
Entre los vinos cruzados llaman la atención los que contienen cannabis.
Entre los vinos cruzados llaman la atención los que contienen cannabis.
MARY JANE

Los aromas del vino nacen de su propio proceso de elaboración. Influye así el tipo de uva, el tipo de suelo, clima... y después el tratamiento del mosto, todo lo que los enólogos pueden hacer hasta que que el vino queda embotellado, desde la crianza a las adiciones o las sustracciones.

De ese modo cuando nos llevamos la copa a la boca podemos apreciar aromas primarios, secundarios y terciarios o buqué (que nace del paso del vino por madera de roble).

Pero y si un enólogo quiere obtener un determinado aroma y sabe que no lo lograra por los métodos habituales, ¿puede mezclar ese vino con otros aromas? Pues ya se hace. Son los vinos cruzados, una nueva (y discutida) tendencia.

Se está llamando vinos cruzados a aquellos que tienen como base la mezcla del vino con otros aromas. Hablamos, por ejemplo, de vinos infusionados con té, con café o con cannabis. Estos últimos se están elaborando en Estados Unidos, en estados donde se permite el cultivo de marihuana con fines terapéuticos.

También se están elaborando vinos de whisky o cerveza

El procedimiento recuerda al de los Orange Wines, vinos blancos que cambian de tonalidad en contacto con la piel de las uvas. Para su elaboración, se deja el mosto macerando con las pieles de las uvas, como se hace con los tintos. El resultado es un color más subido que los blancos clásicos, casi un naranja. Son originarios del Cáucaso y hoy están ligados al movimiento de vinos naturales.

En paralelo, con un procedimiento más tradicional, se están haciendo vinos de whisky o cerveza. Se trata de caldos que reposan en antiguas barricas de whisky o de cerveza. El resultado son vinos de gran intensidad y sabor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento