Pilar Rubio desvela lo doloroso que fue el postparto: "Se me saltaban las lágrimas"

Sergio Ramos y Pilar Rubio, con su hijo Máximo Adriano.
Sergio Ramos y Pilar Rubio, con su hijo Máximo Adriano.
INSTAGRAM

Es cierto: luce espectacular. Nadie diría que Pilar Rubio hace apenas diez días daba a luz a su cuarto hijo a sus 42 años. Y menos cuando sigue radiante en momentos tan maternales como darle el pecho al recién nacido. Pero no es oro todo lo que reluce...

La empresaria e influencer se ha grabado un vídeo para sus casi cinco millones de seguidores en el que ha relatado cómo fue el todo el nacimiento de Máximo Adriano, desde las horas previas a, por supuesto, el postparto, que ha sido la parte más sorprendente por lo que ha revelado.

"Me he venido al rinconcito porque me gustaría agradeceros el apoyo que he recibido en los meses de embarazo y porque como hemos compartido tantas cosas me gustaría contaros cómo fue el día del parto y cómo me encuentro ahora", comienza diciendo la madrileña.

Rubio ha reconocida que se sabía experimentada, pero ello no evita que existan los típicos nervios o que ella supiera dónde estaban los problemas: "El sábado anterior llevaba una dilatación de tres centímetros, el domingo me levanté, me duché, cogimos las maletas y nos fuimos al hospital. Os tengo que confesar que llegué bastante baja de energía porque llevaba varias semanas sin dormir bien por las molestias del embarazo y también por las preocupaciones y la incertidumbre de lo que va a pasar. Yo estaba tranquila pero eso siempre está en el subconsciente", reconoce.

Una vez en el centro médico la también modelo y actriz continuó haciendo sus ejercicios hasta que llegaron las contracciones definitivas: "Empecé el proceso de dilatación, varias horas. Las contracciones no son agradables pero fueron llevaderas porque estuve haciendo ejercicios con el fit ball para abrir el canal del parto. Esos ejercicios me ayudaron mucho. Las contracciones duelen pero si te vas moviendo son más llevaderas".

El parto

Tras el consejo admite que ella hubo un momento en el que ya no soportó más los dolores. "Cuando ya estaba bastante avanzada y no podía aguantar más el dolor después de unas horas, pedí la epidural. A partir de ahí todo de maravilla", confiesa, a la par que cree que una parte importante del parto es sentirse cómoda con "el factor humano" y poder contar con un equipo que le dé "tranquilidad y cariño juega a favor".

Llegó pues, aquel día 26, el momento del nacimiento. "Pasamos al paritorio y ahí empecé a poner en práctica los ejercicios posturales y de respiración para el momento de la expulsión", recuerda, " y estos ejercicios para los pujos ayudan a evitar una episotomía si sigues las pautas. Gracias a esos ejercicios, la fase de expulsión duró unos minutos, aunque también es el cuarto", bromea.

La esposa de Sergio Ramos asegura que finalmente no tuvo episotomía y "el bebé salió perfecto". "Todo maravilloso, el papá y yo pudimos disfrutar el momento y a partir de ahí empezaba algo nuevo. Un bebé te cambia la vida, a mejor, pero requiere, sobre todo en los primeros meses, dedicación absoluta", incide.

Las horas posteriores

La madrileña ha aprovechado entonces que había explicado pormenorizadamente cómo se sucedió su cuarto parto para explicarles a sus fans cómo, pese a ello, hay cosas incontrolables. En su caso fue el postparto, y lo ha narrado sincerándose con sus seguidores y sin omitir que a pesar de lo que ella misma tiene de experiencia en estas lides, no es perfecta.

"Yo les doy el pecho y hay una cosa más dolorosa que las contracciones: son los entuertos. Hablo desde mi experiencia y desde cómo lo siento yo. Los entuertos son una especie de contracciones uterinas que hacen que el útero involucione y vuelva a su forma original poco a poco", relata.

"Yo cuando más las noto es cuando el bebé empieza a mamar. Suele durar unas cuarenta y ocho horas pero os juro que se me pone la piel de gallina de pensarlo. En el momento, cada vez que mamaba se me saltaban las lágrimas. Eso me ha pasado a mí, a lo mejor a vosotras no. Cada una es distinta", añade.

Es por eso mismo que Pilar Rubio recomienda a las madres cuidarse en todo momento. "Cuidarse durante el embarazo, prestar atención y escuchar a nuestro cuerpo es bueno para el bebé y la mamá", agrega, antes de acabar enseñando a sus seguidoras cómo está su cuerpo.

"No me he recuperado del todo, no hay milagros. Es cuestión de trabajo y constancia pero creo que ha bajado bastante el volumen de mi tripa. Poco a poco. De momento, la cuarentena me la voy a tomar con tranquilidad, es importante no forzar. Como mucho haré estiramientos porque estoy sufriendo de la espalda por el tema de dar el pecho. Yo intento coger una buena postura pero...", comenta pocos segundos antes de finalizar el vídeo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento