Ninguno de los hospitales de la Comunidad de Madrid receta la píldora del día después

  • En toda la región hay cuatro centros que la administran.
  • Sólo en una la dispensan de forma gratuita.
  • El resto optan por pedir cita en el centro de salud.
Así es la píldora del día después
Así es la píldora del día después
R. A

La anticoncepción de emergencia aún es difícil de conseguir en la comunidad. Ninguno de los hospitales madrileños la receta y sólo cuatro centros de planificación (dos del Ayuntamiento de Madrid en la capital, otro de la Asociación de Planificación Familiar, también en la capital, y la casa de socorro de Alcalá) atienden a las chicas que buscan un médico que les prescriba la pastilla.

A esta escasez se suma el ‘peregrinaje' hasta conseguir la receta. La mayoría de las jóvenes la necesitan en fin de semana, cuando tienen relaciones sexuales y "no están abiertos los centros de salud. Entonces recurren a las urgencias de los hospitales", explica Ana García, directora de la Asociación de Planificación Familiar de Madrid.

En los hospitales se niegan a darlas. Dicen que no están para esas cosas

Allí empieza una carrera de obstáculos: "En la misma recepción se les corta el paso", lamenta García. Empar Pineda, de la Asociación de Clínicas Abortistas (ACAI), asegura sin titubeos que "en los hospitales se niegan a darlas. Dicen que no están para esas cosas, y entonces empieza su calvario".

Desde el Servicio Madrileño de Salud, por su parte, afirman que "debería prescribirse en las urgencias".

Tras recorrer farmacias donde no se les vende (por no tener receta) y acudir a dos o tres hospitales, a las chicas sólo les quedan los cuatro centros de planificación que hay en toda la región.

De ellos, sólo uno, el de la calle Navas de Tolosa (Centro), la da gratis a menores de 21 años. Otras optan por pedir cita en el centro de salud, pero esta opción tiene sus riesgos, puesto que el nivel de eficacia de la píldora se reduce conforme pasan las horas tras la relación sexual.

Pineda recuerda el caso de una joven de 18 años que acudió el lunes a Navas de Tolosa para conseguir la píldora: "Se le rompió el preservativo el viernes y se recorrió, sin éxito, todos los hospitales de sur a norte, empezando por el 12 de Octubre".

Las madrileñas no tendrían tantas dificultades si viviesen en otra región. "Estamos a la cola de España", dice García. En Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Extremadura y Navarra la dan gratis (cuesta 18 1).

ACAI, incluso, afirma que estas dificultades podrían ser uno de los factores que hacen que Madrid

lidere la tasa de abortos: 16 por cada mil.

Cada año, las ventas de Norlevo y Postinor (nombres comerciales de la píldora) en Madrid no dejan de crecer. En 2001 se dieron 18.306 dosis. El año pasado, 57.800.

Para poner fin a las desigualdades territoriales que existen sobre la dispensación de la píldora poscoital, Antonio Casaubón, presidente de la Federación de Sociedades de Sexología, considera que "debería ser el Ministerio y no las comunidades autónomas las que establecieran un protocolo unificado para dispensarla".

Casaubón cree que, "aunque los hospitales tendrían que recetarla, lo que hay que hacer es ofrecer a los jóvenes un mayor acceso a los métodos anticonceptivos".

Testimonio: P. L. 25 años

"Estaba desesperada"

"Necesité la píldora porque se rompió el preservativo. Él había eyaculado. Como no sabíamos a dónde ir fuimos a La Paz y nos dijeron que allí no la daban y que esperáramos al día siguiente para ir al ambulatorio. Tras poner una reclamación fuimos al Marañón y tampoco la conseguí. Estaba desesperada. Decidí ir a Móstoles y nada. Al final, doce horas después del encuentro sexual, nos la dieron en un ambulatorio de Ciudad Lineal".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento