Malestar en Lleida ante la llegada de 1.200 aspirantes a suboficiales a la academia militar de la zona

Soldados desfilando en la academia militar básica de suboficiales de Talarn, en Lleida, en una entrega de despachos.
Soldados desfilando en la academia militar básica de suboficiales de Talarn, en Lleida, en una entrega de despachos.
ACN

El próximo domingo llegarán a la comarca del Pallars Jussà (Lleida) 1.200 aspirantes a suboficiales provenientes de diferentes lugares de España para realizar una prueba en la academia militar de Talarn, lo que ha generado malestar entre los alcaldes de la zona en plena crisis sanitaria por la Covid-19

"Es una cuestión de salud pública y no de política", ha dicho la alcaldesa de Tremp, Maria Pilar Casas. La CUP de la comarca del Pallars Jussà se ha sumado al malestar generado y rechaza la presencia de los militares "no sólo por la emergencia sanitaria", sino también por el "sin sentido que representa formar militares en un momento donde todos los esfuerzos y recursos deberían ir orientados a mejorar la sanidad y la educación".

Para la CUP ya es "bastante vergonzoso" que el equipamiento educativo más grande y mejor dotado económicamente del Pallars sea una academia militar. Por todo ello, desde la CUP Pallars se oponen a la llegada de los aspirantes a militares y piden que el ejército español "se marche definitivamente" de la zona.

Pese al malestar generado, el Ministerio de Defensa no dará marcha atrás. La delegación del Gobierno en el Alt Pirineu ha convocado una reunión para pedir explicaciones a la Academia General Básica de Suboficiales y sus responsables han informado que los militares llegarán con una declaración jurada de que se encuentran bien, se les tomará la temperatura y el uso de mascarilla será obligatorio. En caso de un comportamiento social "inadecuado", dentro o fuera de la Academia, se les sancionará y no podrán optar a la plaza.

La delegada del Gobierno en el Alt Pirineu, Rosa Amorós, ha dicho que esta información "llega tarde" y sin tiempo de reaccionar. La decisión es del Ministerio de Defensa y "está tomada", ha sentenciado. En la reunión de este viernes, convocada por Amorós, también han asistido los alcaldes de la zona, los responsables de Salud del Alt Pirineu y los Mossos, ya que ha considerado que debían estar informados de la llegada de 1.200 personas y de los protocolos que la Academia había preparado.

Alojados en establecimientos turísticos

De los 1.200 aspirantes a suboficiales, unos 300 se alojarán en el recinto de la Academia y el resto en establecimientos turísticos del Pallars Jussà y comarcas vecinas. Casas pidió a los vecinos de Tremp que sigan haciendo lo mismo que hasta ahora: "lavado de manos, distancia física y uso de mascarilla". Si se cumplen todos los protocolos acordados por la Academia, Maria Pilar Casas cree que "no debe haber ningún riesgo".

Las secciones del Pallars de la ANC, Òmnium, los CDR y los Consejos Locales para la República también han mostrado su "preocupación" y "desacuerdo" por la llegada de los aspirantes a militares desde varios lugares de España. En una carta enviada a todos los ayuntamientos del Pallars Jussà y el PROCICAT de la Pobla y Tremp consideran "irresponsable" esta movilidad masiva

Riesgo de colapso del sistema sanitario

Las entidades argumentan que "un rebrote en este contexto supondría el desbordamiento de los servicios sanitarios y pondría en riesgo la población que vive".

En el Pallars Jussà hay unos 13.000 habitantes, y estos más de 1.000 aspirantes supondrán casi el 8% de la población. Las asociaciones han recordado a las administraciones locales que el sistema sanitario del Pallars está preparado para la población real que vive y que "este incremento masivo de población con un rebrote podría colapsarlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento