La explicación científica que avala la queja de la edil de Podemos: ¿el aire acondicionado se diseñó para hombres?

La concejal de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, Vanesa Romero, ha considerado este viernes durante el desarrollo del pleno municipal que la temperatura establecida para el aire acondicionado en toda la sala suponía un micromachismo ante la mirada incrédula del resto de ediles de la corporación.
La concejal de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, Vanesa Romero, en el momento de denunciar el "micromachismo".
La concejal de Unidas Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, Vanesa Romero, en el momento de la polémica.

Vanesa Romero, concejala de Podemos en el Ayuntamiento de Alicante, levantó polémica este viernes por calificar de "micromachismo" la baja temperatura del aire acondicionado en la sala durante el pleno municipal. Si bien la acusación provocó tensiones e incluso cierta mofa, lo cierto es que la explicación aportada por Romero tiene el apoyo científico de varios estudios.

Lo apuntado por la concejala sostiene que "el estándar de los 24-27 grados de confort fue establecido en los años sesenta y se tomó como referencia a un varón de unos 40 años y 70 kilos, por eso es por lo que comentaba esto. El de las mujeres suele ser tres grados por encima. Tal vez sea momento de actualizarlo".

Aunque el regidor alicantino le espetó con ironía que “apagamos el aire y sudamos en igualdad", lo cierto es que un numerosos estudios corroboran que la temperatura corporal media varía y es diferente en hombres que en mujeres. Una investigación publicada en la revista 'Nature' concluye que, efectivamente, "las regulaciones de temperatura en interiores están basadas en modelos de confort desarrollados en la década de 1960". 

Relación entre la temperatura corporal masculina y los mecanismos de refrigeración
Relación de la temperatura metabólica
Nature

"Están basados en lo correspondiente para un hombre medio, y pueden sobreestimar la tasa metabólica femenina en un 35%", apunta el estudio, que explica en las conclusiones que esta es la razón por la que muchas mujeres no se encuentran confortables en ciertos edificios. 

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Utah subrayan estos datos con un estudio publicado en 'National Geographic' que encuentra que "las manos de las mujeres suelen estar más frías, 30.6°C en promedio, en comparación con 32°C para los hombres". 

La razón de dicha diferencia todavía no está clara, pero se cree que podría tener que ver con los niveles de hormonas y la masa muscular. Las mujeres tienen cinco veces más riesgo de desarrollar la enfermedad de Raynaud, una patología que provoca un colapso temporal de los vasos sanguíneos debido a estar expuesto a temperaturas frías e incluso estrés.

Un síntoma muy típico es notar un cambio de color en los dedos de las manos, que puede ser rojo, azul o blanco en situaciones de frío. Esta afección, como dicta el estudio, afecta más a las mujeres y puede ser resultado de trabajar de forma continuada en un espacio donde la temperatura es menor de la adecuada y se pasa frío.

Viejo debate

En realidad, el tema no es de nueva discusión ya que en muchos lugares se sabe que "una mujer que trabaja en una oficina necesita un suéter", como recoge el New York Times en un artículo que habla de estas "batallas" en lugares de trabajo por la temperatura del aire acondicionado.

El texto cita a la investigación publicada en 'Nature' y antes mencionada, aludiendo a que una temperatura más alta y adecuada para el organismo femenino propicia una mejoría de los resultados laborales de las trabajadoras. "Investigadores informaron que a temperaturas más frías, los hombres obtenían mejores puntuaciones que las mujeres en evaluaciones verbales y de aritmética. Sin embargo, a medida que la habitación se volvía más cálida, las puntuaciones de las mujeres se elevaban significativamente", se lee.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento