Billetes de 20 euros
Tijeretazo a los tipos de interés (JORGE PARÍS) JORGE PARÍS

El Banco Central Europeo (BCE) anunció este jueves su decisión de rebajar los tipos de interés en tres cuartos de punto, que hasta ahora se situaban en el 3,25%, para hacer frente a la recesión económica.

El precio del dinero vuelve a caer tras la bajada de la inflación y el empeoramiento de la actividad económica, aunque la bajada podía haber sido incluso de un punto. Se trata de la tercera bajada consecutiva de los tipos en la eurozona, después de que varios países de Europa hayan entrado en recesión mientras el desempleo sigue aumentando.

Trichet ha advertido sobre los "riesgos" para que siga la recesión

Los tipos de interés se sitúan ahora en el 2,50%, cuando hace tan sólo tres meses estaban en el 4,25%. No estaban en un nivel tan bajo desde marzo de 2006, aunque aún están a medio punto del 2% en el que estuvieron en junio de 2003.

La decisión del BCE, además de repercutir en los principales mercados, se dejará notar considerablemente en el bosillo de los hipotecados, ya que servirá para consolidar la tendencia a la baja del euríbor, el tipo de interés al que se ofrecen dinero los bancos entre sí y que sirve para fijar el precio de la mayoría de hipotecas en España.

De hecho, este indicador ha bajado este jueves al 3,777% en su cotización diaria. Con esta, suma 41 jornadas consecutivas de recortes, tendencia que le ha llevado a su nivel más bajo desde el 10 de octubre de 2006, cuando marcó el 3,772%.

La bajada de tipos también permitirá que los bancos se presten dinero entre sí y concedan créditos a los ciudadanos, fomentando así el consumo y reactivando la economía. 

Advertencia: la crisis sigue

A pesar de la buena noticia para el bolsillo de los ciudadanos, Trichet ha destacado también la existencia de riesgos "a la baja" para el crecimiento de la eurozona y, aunque la inflación muestra claros signos de moderación, recalcó que la autoridad monetaria seguirá alerta para garantizar la estabilidad de precios a medio plazo.

El presidente del BCE indicó que, a la vista de los indicadores disponibles, la actividad en la eurozona ha seguido deteriorándose en el cuarto trimestre y vaticinó que la debilidad persistirá en los próximos meses.