Beatriz Reyes
Beatriz Reyes, de 41 años, tras declarar por vídeoconferencia desde Las Palmas ante el juez que instruye el caso en Madrid (EFE).
"Lo único que sentí fueron golpes y el impacto final". Así explicaba al juez este miércoles Beatriz Reyes, la primera de los 18 supervivientes del accidente de Spanair que fue dada de alta del hospital, el momento del siniestro. La mujer declaró ante Javier Pérez que le pareció "una eternidad" la espera de la llegada de los sanitarios, hasta el punto de que le dio tiempo de rescatar a dos niños que se encontraban atrapados.

Reyes, de 41 años, declaró por videoconferencia desde Las Palmas. La canaria tomó el avión JK5022 el pasado 20 de agosto para regresar a casas tras terminar las vacaciones. Se sentó en las primeras filas del aparato y resultó herida leve con una fractura en la pierna. Esta mañana revivió los duros momentos que pasó tras el impacto del avión, del que salió "consciente".

No podía salir porque tenía un muerto encima

Explicó que el piloto abortó la primera salida, regresando al hangar para reparar la avería que se había detectado. "Subieron dos técnicos a la cabina", sostuvo la mujer, según fuentes jurídicas. Esto contradice las manifestaciones del técnico imputado Felipe G.R., quien declaró que subió él sólo a consultar al comandante los pasos a seguir para aislar el fallo en el calefactor de la sonda de temperatura (RAT).

Al iniciar el segundo despegue, notó que "el avión no cogía velocidad" y sintió que algo iba mal cuando vio "girar el ala". "Lo único que sentí fueron golpes y el impacto final", recordó. Quedó atrapada entre los restos del fusilaje, donde se encontraban varios niños. "No podía salir porque tenía un muerto encima", relató. Tras lograr zafarse del amasijo, se hizo un torniquete en una pierna herida y procedió a socorrer a los niños.

Minutos "eternos"

Respecto a cuánto tardaron los equipos sanitarios, recalcó que le pareció "una eternidad", si bien insistió en que no podía concretar el tiempo exacto que tardaron. "No fue mucho tiempo, pero no puedo precisar", indicó, puntualizando que en esos momentos "los minutos se hacen eternos".

Otro superviviente, Leandro Ortega, de 22 años, declaró también este miércoles por videoconferencia desde Las Palmas y manifestó que tuvo la misma percepción de Reyes en cuanto a la llegada de los sanitarios. Es decir, que le pareció que tardaban por las circunstancias en las que se encontraban.

El magistrado Javier Pérez prosiguió hoy con las declaraciones a las víctimas directas de uno de los mayores accidentes aéreos ocurrido en España, que se saldó con 154 fallecidos. Este martes ofrecieron su testimonio tres supervivientes. Rafael Vidal, de 31 años, José Alonso, de 47, y María Loreto Mercedes, de 57. Esta última se quejó de que tardaron más de 40 minutos en ir a recatarlos .