Lorenzo Sanz
Lorenzo Sanz, ex presidente del Real Madrid, en una imagen de archivo. 20MINUTOS.ES/Agencias

El ex presidente del Real Madrid Lorenzo Sanz, que debía comparecer este miércoles en la Audiencia Nacional para prestar declaración por un presunta estafa en relación con una operación inmobiliaria en Cannes, ha dejado de estar imputado en la causa al ser retirada la querella que se interpuso contra él por esos hechos.

Sanz iba a vender un edificio en Cannes, pero se arrepintió

Ante el cambio de parecer del querellante (el intermediario de la citada operación inmobiliaria), el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que había admitido a trámite la querella, ha comunicado a Sanz que ya no tenía que ir a declarar como imputado por un delito de estafa y falsificación en documento mercantil.

Según han informado fuentes jurídicas, Andreu recibió a las 9 de la mañana de este miércoles un escrito del querellante, un intermediario italiano llamado Desiderio Rosatto, en el que le anunciaba que retiraba las acusaciones contra Sanz, por lo que, acto seguido, el juez avisó a Sanz de que ya no tenía que responder de esas acusaciones.

En su querella, interpuesta contra Sanz y otros, Rosatto aseguraba que el ex dirigente madridista le adeudaba 2,4 millones de euros a cuenta de esa operación inmobiliaria en Cannes.

Una venta que no llegó a buen puerto

Según la querella, Sanz contactó con Rosatto para vender, a través de la sociedad Sarl Paradisio, de la que es accionista, un edificio situado en la citada localidad francesa.

Rosatto consiguió un comprador, la sociedad Ristrutturazione Inmobiliaria Roma, que pagó a Sanz 1,2 millones de euros a la firma del contrato de arras, pero al final el ex presidente del Real Madrid no vendió, por lo que se vio obligado a pagar el doble de la señal recibida; es decir, 2,4 millones de euros.

Un resguardo falso

La querella añadía que, el pasado mes de febrero, el ex presidente del Real Madrid envió a Rosatto un documento en el que aseguraba haber realizado una transferencia por ese importe a través del Club Deportivo Mérida y aportaba un resguardo de la operación. Sin embargo, el querellante, afirma que no ha recibido cantidad alguna y que el resguardo es falso.