"El coronavirus va a sumir en la pobreza extrema a 60 millones de personas"

  • Cristina Sánchez es la directora de la Red Española del Pacto Mundial, entidad que colabora con la ONU.
Cristina Sánchez, Directora Ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial
Cristina Sánchez, directora ejecutiva de la Red Española del Pacto Mundial
Daniel Santamaria

La pandemia de coronavirus está provocando una crisis sanitaria, económica y social sin precedentes. Sus efectos van a provocar un brutal retroceso en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas en aspectos tan sensibles como el hambre, la pobreza, la salud, la educación o la desigualdad a nivel mundial. 

Cristina Sánchez, directora de la Red Española del Pacto Mundial, iniciativa internacional que promueve la sostenibilidad corporativa dentro del marco de Naciones Unidas, analiza para 20minutos el impacto de la Covid-19.

¿Cuánto va a incrementar el coronavirus la pobreza y el hambre en el mundo?

La pandemia está dejando consecuencias demoledoras en muchos ámbitos. Sobre esto y sobre qué podemos hacer para reactivar la recuperación con criterios de sostenibilidad, se ha profundizado hace solo unas semanas en el Foro Político de Alto Nivel (HLPF), donde Naciones Unidas presentó el informe anual sobre el estado de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en todo el mundo.

¿A qué conclusiones llegaron?

Se ha producido un estancamiento y retroceso en muchas áreas debido a la irrupción de la pandemia de la Covid-19. En algunos casos, no es solo que la pandemia hace prácticamente imposible alcanzar esos ODS, sino que se están amenazando los progresos conseguidos en los últimos años. 

Así ocurre en el ODS 1 (Fin de la pobreza). En este sentido, el documento concluye que hay estimaciones que alertan de que entre 40 y 60 millones de personas se sumirán de nuevo en la pobreza extrema, en lo que constituye el primer aumento de la pobreza mundial en más de 20 años. Y es que, la pandemia está abocando al mundo a la peor crisis económica global desde la Gran Depresión, provocando una conmoción sin precedentes del mercado laboral mundial.

La pandemia está abocando al mundo a la peor crisis económica global desde la Gran Depresión
UNICEF denuncia la desnutrición de menores en el Congo
UNICEF denuncia la desnutrición de menores en el Congo
EP

¿Cómo va a afectar a la erradicación del hambre?

El coronavirus provoca grandes estragos en la erradicación del hambre (ODS 2), donde además el número total de personas aquejadas de inseguridad alimentaria grave ha ido al alza desde 2015 y todavía existe una tasa muy alta de desnutrición infantil. Una situación alarmante a la que el coronavirus, no ayuda, puesto que la producción y distribución de alimentos podría verse interrumpida.

La producción y distribución de alimentos podría verse interrumpida por la Covid-19

Por otro lado, es obvio que sobre la salud planetaria los efectos están siendo devastadores, puesto que la pandemia está invirtiendo décadas de progreso en lo que se refiere al ODS 3 (Salud y bienestar).

¿Y en cuanto a la educación?

La pandemia ha dejado graves secuelas en el ODS 4 (Educación de calidad), provocando el cierre de centros educativos, lo que ha mantenido al 90% de los estudiantes de todo el mundo (1.570 millones) fuera de la escuela y ha puesto de manifiesto la existencia de una gran brecha digital entre los niños y jóvenes de comunidades vulnerables y desfavorecidas.

La pandemia ha puesto de manifiesto la existencia de una gran brecha digital entre los niños de comunidades vulnerables

Cierto es que las conclusiones del informe no arrojan el mejor de los escenarios para los ODS. Por eso, ahora más que nunca, se hace imprescindible que todos los actores sociales actuemos con responsabilidad y solidaridad. Es urgente aunar esfuerzos para buscar de manera colectiva soluciones que nos permitan reconstruir el mundo después de la pandemia de la Covid-19.

¿Las empresas pueden superar la pandemia de la Covid-19 sin abandonar los valores del desarrollo sostenible?

Pueden y deben, pues su papel es imprescindible. Ni habrá empresas prósperas sin entornos prósperos, ni nuestras economías pueden ser fuertes y sostenibles si las empresas no tienen una gestión equivalente. El desarrollo sostenible es, sin duda, una de las principales herramientas que nos permitirán superar esta crisis y seguir evolucionando como sociedad. No solo para las grandes empresas; España es un país de pymes, su papel es fundamental. Pensando en ellas, hemos adecuado algunas pautas en un documento específico para ellas.

El desarrollo sostenible es, sin duda, una de las principales herramientas que nos permitirán superar esta crisis

Y no podemos olvidar que el desarrollo sostenible es una gestión global, que afecta a los empleados, los proveedores, el uso de los recursos naturales, la manera de producir, vender, relacionarse con el cliente… 

Las empresas españolas que forman parte del Pacto Mundial nos han dicho en un sondeo que en el 49% de los casos la pandemia no afectará a su trabajo en materia de sostenibilidad, en el 35% les afectará de forma positiva y solo en un 16% de los casos les afectará negativamente. Nuestra opinión aquí es clara: las empresas que quieran salir de esta crisis sin criterios de sostenibilidad no lograrán sobrevivir.

Reciclaje.
Reciclaje.
GIAHSA.

¿La apuesta por la economía circular puede generar empleo?

La Agenda 2030 ofrece importantes oportunidades para estimular el crecimiento económico y para la búsqueda de nuevas oportunidades para las empresas. Se estima que se podrían crear 700.000 nuevos empleos aplicando los principios de la economía circular.

Hay quien dice que el coronavirus ha supuesto un respiro para el planeta Tierra por la reducción drástica de emisiones de CO2, ¿está de acuerdo?

Imagen del deshielo y el cambio climático.
Imagen del deshielo y el cambio climático.
WWF

Estoy de acuerdo en que ha habido en este tiempo un menor impacto ambiental por la disminución de la producción y el transporte. Pero también corremos el riesgo de que la preocupación por la pandemia haga que se relaje el compromiso con el planeta. Es decir, que la urgencia climática sigue estando aquí y sigue siendo la misma amenaza que era en enero y no podemos dejar de actuar y legislar para atajar esto. Otra de las enseñanzas que hay que extraer de esto es el vínculo que existe entre un planeta sano y la salud de las personas.

La urgencia climática sigue estando aquí y sigue siendo la misma amenaza que era en enero

¿Disminuirán las emisiones de gases de efecto invernadero?

Aunque se prevé que las emisiones de gases de efecto invernadero disminuyan un 6% en 2020 y la calidad del aire ha mejorado a causa de la prohibición de los viajes y la desaceleración económica que ha acarreado la pandemia, esta mejora es sólo temporal. Por ello, es importante que seamos capaces de tomar conciencia y entender que las acciones transitorias no son eficaces. Necesitamos acometer transformaciones reales.

El movimiento del sector privado por el clima crece exponencialmente a medida que nuevas compañías anuncian planes para alinearse con un futuro de 1.5°C. Sin duda, un gran ejemplo de estas medidas es la iniciativa Business Ambition for 1.5 °C. Se trata del mayor movimiento de empresas por el clima impulsada por Antonio Guterres, secretario general de Naciones Unidas, que tiene como objetivo hacer una llamada a las compañías de todo el mundo para que establezcan compromisos públicos de reducción de sus emisiones.

En cuanto a la movilidad, ¿hay un riesgo de incremento del uso del coche particular en detrimento del transporte público, más masificado? 

Atasco en la A-1 de Madrid a 26/06/2020
Atasco en la A-1 de Madrid a 26/06/2020
DGT

Es posible, porque las personas están preocupadas por contagios en transportes colectivos, pero hay que gestionar los riesgos con una visión global, que es lo que nos pide el desarrollo sostenible. 

La movilidad es un asunto que está sobre la mesa, tanto de las empresas, como de los gobiernos locales y nacionales: cómo están constituidas las ciudades; cómo es la calidad del aire y cuántas enfermedades provoca; cómo son nuestras jornadas de trabajo; qué posibilidades hay de crear nuevos métodos de transporte limpio y cómo esto impacta sobre los trabajadores, las empresas y los tejidos industriales a nivel local…

Éste es uno de los puntos claros que nos indica que hay que tomar decisiones desde el punto de vista de las oportunidades para todos. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha elaborado un Plan de Recuperación Sostenible para el periodo 2021-2023 con un foco especial en el impulso de las energías renovables o el transporte limpio. 

De llevarse a cabo este plan, el PIB mundial podría aumentar en un 3.5% y se salvarían o crearían 9 millones de empleos hasta 2023; además reduciría en 4.500 millones de toneladas las emisiones de gases de efecto invernadero y se proporcionaría acceso a electricidad a 270 millones de personas en países en desarrollo1.

¿Cómo puede un ciudadano medio ayudar a contribuir a cumplir con los ODS en su comportamiento diario?

El poder del ciudadano es real. La Agenda 2030 es, de hecho, la Agenda de la Humanidad. Las personas tenemos la posibilidad de tomar decisiones en muchos ámbitos: como trabajadores, como consumidores, como educadores, en nuestro ocio… existen recursos desde Naciones Unidas con indicaciones sencillas adaptables a la vida diaria. 

Nosotros creemos que es importante tomar decisiones de consumo acordes con el planeta (productos de proximidad, reciclaje, alimentación saludable), recompensar a las empresas que hacen las cosas bien (potenciando o reduciendo la compra), aplicar criterios de sostenibilidad en nuestros puestos de trabajo (gestión responsable de las personas, garantías éticas con colaboradores), construir hogares responsables con el medioambiente… 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento