Condenadas al contagio: las limpiadoras de los hospitales, sin EPIs ni mascarillas

  • Las limpiadoras han acompañado a los médicos pero lo han hecho sin reconocimiento ni protección.
  • ​La Justicia les da ahora la razón y en una sentencia contra la empresa que limpia el Clínico reconoce ese incumplimiento de la ley.
  • ​Más Madrid denuncia que ha habido 9.000 bajas por contagio y Sanidad lo desmiente, pero no da cifras.
Limpiadoras de hospital
Limpiadoras de hospital
UGT

Los aplausos de las ocho de la tarde durante las largas semanas de cuarentena las obviaban, pero ellas han estado allí. Las limpiadoras de los hospitales han acompañado a los médicos y a los residentes en lo más duro de la pandemia, pero su único agradecimiento ha sido una falta notoria de protección, algo reconocido incluso por la Justicia, que les ha hecho acumular cientos de contagios.

Así lo advierte Miguel Ángel Romero, delegado de prevención de UGT en el hospital Clínico San Carlos de Madrid, que excusa que sus compañeras no quieran levantar la voz por miedo a represalias. "Tal y como están las cosas, nadie se quiere jugar el pan", justifica. Con todo, él también ha sido uno de los contagiados. Lleva años limpiando el centro y siendo objeto de las subrogaciones del servicio, externalizado desde hace décadas. Confiesa que su lucha se remonta tiempo atrás pero que ha sido con la pandemia cuando más desprotegido se ha sentido.

En marzo, abril y mayo, meses en los que la Covid causó más estragos en la autonomía, no paró de enviar escritos a la dirección del hospital y al SERMAS, casi siempre sin respuesta. Tanta ha sido su impotencia que impuso una demanda gracias a la cual el Juzgado de lo Social número 4 de Madrid dio por probadas las acusaciones que vierte.

En la sentencia, a la que ha tenido acceso 20Minutos, la jueza tacha de "hecho notorio" la "carencia de EPIS (Equipos de Protección Individual)" para las limpiadoras, algo básico para evitar los contagios. Además, también narra cómo Garbialdi, empresa encargada del servicio que ha denunciado el convenio colectivo para seguir prestándolo indefinidamente aunque la subrogación acabe el próximo año, falló en su intento de aprovisionar de más protección a los trabajadores cuando se lo pidieron.

El 12 de mayo, las limpiadoras comunicaron a la compañía que sólo se había repartido una mascarilla quirúrgica por trabajador y no se habían dado ni monos ni batas a las trabajadoras de la UCI. Ante eso, la empresa llegó a hacer un pedido de 15.000 mascarillas que nunca se entregó por "desabastecimiento", tal y como narra el auto.

Además, las mascarillas FFP2 que les repartió el hospital tuvieron que ser retiradas por defectuosas. Todo esto, a vista del juzgado, supone un incumplimiento flagrante de la ley de riesgos laborales. En la sentencia se expone de igual manera cómo tampoco se aseguró la salud de 60 trabajadores que se tuvieron que contratar y que no contaron con taquillas con zona de ducha durante tres días. También les faltó calzado o un segundo uniforme. El Hospital se defiende diciendo que no eran ellos los encargados de otorgar protección a los trabajadores pero que, aún así, entre marzo y julio han dado más de 13.000 delantales, 835 batas, más de 4.500 mascarillas FFP2 y FFP3, más de 140 EPIs y más de 38.800 mascarillas quirúrgicas. Garbialdi ha rehusado dar su versión pese a que este diario ha intentado obtenerla.

Una situación similar narran los trabajadores del GregorioMarañón, único hospital madrileño que no tiene externalizado el servicio de limpieza. La Comunidad lo intentó en mitad de la pandemia pero las protestas lograron pararlo. Víctor Tomé, responsable sindical del centro, expone que los EPIs se dieron "a cuenta gotas" y que la dirección del hospital fue modificando los protocolos "a su antojo", según el material que tenían. Por todo ello, elevaron a Inspección de Trabajo varios escritos en los que denuncian la falta de EPIs y que las batas impermeables estaban siendo "suplidas por batas desechables y delantales de plástico que dejaban los brazos del trabajador sin protección y les obligaba a protegerse con unos manguitos confeccionados con bolsas de plástico y sujetos con esparadrapo".

Además, en esos escritos también se denunciaba la opacidad de los hospitales para comunicar si conocen cuántos trabajadores están en riesgo, cuántos contagiados y cuantos lo han pasado, una opacidad que también critica Mónica García, líder de Más Madrid y portavoz en el aspecto sanitario. "Es su juego", expone.

Preguntados por cuántas limpiadoras se han contagiado de Covid, la Consejería de Sanidad no responde. La única cifra existente es la de 9.000 bajas que dio la propia García en el Pleno de la Asamblea hace unas semanas, que es tildada de "burrada" desde el departamento de Enrique Ruiz Escudero, que no da ninguna otra cifra.

García señala que hubo un impasse al principio porque no se sabía si quien tenía que otorgar la protección eran las empresas o los hospitales. Eso sí, la nueva líder de Más Madrid echa la culpa de la precariedad a las privatizaciones. "Es un círculo vicioso: ganan el concurso porque hacen ofertas a la baja y luego no protegen a sus trabajadores, no cubren vacaciones...", explica.

Gracia Álvarez, secretaria federal de Sanidad de UGT coincide al señalar que, "aunque Madrid es la autonomía que más privatiza" es un patrón que se repite a lo largo y ancho de la geografía española. "La limpieza de los hospitales es donde más precariedad se genera", concluye. 

EN FOTOS | Poca protección y muchas quejas

Limpiadoras de hospital
Limpiadoras de hospital
UGT

Sin EPI ni mascarillas. La principal reivindicación de las limpiadoras ha sido la falta "notoria" de equipos de protección, pues han estado en contacto con los pacientes.

Contenedores de un hospital en plena pandemia
Contenedores de un hospital en plena pandemia
UGT

Todos los residuos juntos. Pese a que había un protocolo para separar los residuos Covid y los que no lo eran, se ha incumplido por falta de medios exponiéndoles al contagio.

Sin taquillas para las limpiadoras del hospital
Sin taquillas para las limpiadoras del hospital
UGT

Sin taquillas ni duchas. Una juez condenó a una empresa por no proveer de taquillas ni de duchas al nuevo personal de limpieza, que estuvo así durante tres días.

Una limpiadora del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid.
Una limpiadora del Hospital Clínico San Carlos, en Madrid.
UGT

Una sola bayeta. Otra de las críticas ha sido la falta de material de limpieza necesaria, como bayetas, y otro tipo de protección, como los zapatos necesarios para el trabajo.

EN PRIMERA PERSONA | "Avisamos, pero nos han tratado como a perros"

Miguel Ángel Romero Delegado sindical y de prevención del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).
Miguel Ángel Romero Delegado sindical y de prevención del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).
Jorge París

M. Á. Romero. Delegado sindical y de prevención del Hospital Clínico San Carlos (Madrid).

Miguel Ángel Romero ya casi ni se acuerda de los años que lleva limpiando el Hospital Clínico de Madrid. Pese a que el servicio lleva años externalizado, le han subrogado siempre y dice que nunca ha tenido tantos problemas como ahora. Y eso que Garbialdi, la empresa que ganó el concurso de limpieza del hospital en época de Esperanza Aguirre, lleva años prestando el servicio. Falta de EPI, de mascarillas, mal uso de los residuos... dice que no ha faltado nada del libro de malas prácticas y que, además, a los trabajadores les han tratado "como a perros".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento