La Policía Local de Vigo detuvo este fin de semana a un joven de 21 años después de haber sido detectado cuando realizaba maniobras temerarias con su vehículo, que llegó a circular a 116 kilómetros por hora en el interior del túnel de Beiramar, limitado a 50.

Según informaron las fuerzas de seguridad, a las 4.43 horas del sábado una patrulla que hacía un recorrido por la ciudad observó un coche Volkswagen Golf que había derrapado invadiendo un carril de circulación en el túnel pequeño de la avenida de Beiramar, llegando a colisionar en su parte frontal y obligando al resto de vehículos a realizar maniobras para evitar choques.

Tras esto, el conductor, un vigués de iniciales A.A.V. dio marcha atrás y, posteriormente, emprendió la huída por el túnel de Beiramar en dirección al barrio de Teis. En la escapada, iba aumentando la velocidad, hasta llegar a los 116 kilómetros por hora detectados por el radar del interior del túnel.

Después de unos minutos de persecución, el conductor abandonó el vehículo en el centro de la calzada y salió a la carrera e dirección a la calle García Barbón, dejando a tres acompañantes en el interior del vehículo. Sin embargo, la Policía logró interceptar al joven y, tras negarse a someterse a la prueba de alcoholemia, fue detenido por un supuesto delito contra la seguridad del tráfico.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VIGO