¿Qué hacer si un niño se está ahogando en el agua? Primeros pasos en caso de emergencia

Un total de 20 personas fallecieron por ahogamiento en espacios acuáticos en la Región durante 2019, según el INA
Imagen de recurso de una piscina. 
20M EP

Los datos del Instituto Nacional de Estadística apuntan a que los ahogamientos en España suponen un 13% de las principales causas de muerte infantil por lesiones en niños de entre 0 y 14 años, además de ser la segunda causa de muerte accidental después de los siniestros de tráfico. 

Así, la Asociación Española de Pediatría recuerda que tan solo dos centímetros de agua son suficientes para que un bebé pueda ahogarse en menos de dos minutos dentro de una piscina pequeña, bañera o cualquier otro sitio no profundo.

Causas de ahogamiento y recomendaciones de la AEP para evitarlos 

Lo primordial para evitar que se produzcan situaciones de ahogamiento es mantener la vigilancia constante cuando el niño esté, no solo en el agua, sino también jugando en los alrededores. 

Para los niños menores de 5 años hay que tener en cuenta que la mayoría de ahogamientos se producen en piscinas particulares o de comunidades privadas, por lo que vallar el perímetro completo de la piscina puede reducir en un 95% las muertes por ahogamiento en esta franja de edad.

En cuanto a los adolescentes, los ahogamientos se dan con más frecuencia en lagos, ríos o en el mar. Un dato curioso apunta a que el 25% de los adolescentes ahogados en España había consumido alcohol y otro alto porcentaje de ahogamientos se producen por lesiones tras una zambullida en zonas de escasa profundidad. Evitar estas prácticas es otra de las recomendaciones para disminuir los ahogamientos en estas edades.

Los atrapamientos por succión que tienen lugar cuando el niño es retenido por las fuerzas de aspiración del fondo de una piscina es otra de las causas a tener en cuenta, ya que pueden llegar a producir la muerte por ahogamiento por la succión e inmovilización en el fondo de la piscina.

Otra recomendación de la AEP es apuntar a los niños a clases de natación desde el primer año de vida, lo que puede disminuir las tasas de ahogamientos en los niños, aunque esto no supone una protección completa contra los ahogamientos, por lo que es necesario igualmente mantener una supervisión continua.

Primeros auxilios cuando se produce un ahogamiento

Cuando ya se ha producido un ahogamiento, todos los segundos cuentan, por lo que es importante la rapidez para sacar del agua a la persona que se está ahogando, así como para iniciar las maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP)

De este modo, ante un caso de ahogamiento, lo que hay que hacer es seguir la conducta P.A.S (proteger, alertar y socorrer):

  1. Proteger a la víctima, sacándola del agua y llevándola a un lugar seguro.
  2. Alertar a los Servicios de Emergencia.
  3. Socorrer a los heridos mediante el inicio de las maniobras de RCP si se precisa.

Para realizar las maniobras de reanimación cardiopulmonar, hay que seguir los siguientes pasos que explica Cruz Roja

  1. Comprobar el estado de consciencia de la víctima, arrodillándose a la altura de los hombros de la víctima y sacudiéndolos con suavidad. Hay que preguntar si se encuentra bien. En caso de que conteste, hay que dejar a la víctima en la posición en que se encuentra y pasar a realizar una valoración secundaria. 
  2. Si no responde, hay que pedir ayuda sin abandonar a la víctima y colocarle en posición de reanimación. Boca arriba con brazos y piernas alineados sobre una superficie rígida y con el tórax al descubierto.
  3. Después hay que proceder a abrir la vía aérea. Para ello, se debe colocar una mano sobre la frente y con la otra tirar del mentón hacia arriba, para evitar que la lengua impida el paso del aire a los pulmones.
  4. Hay que comprobar si la víctima respira normalmente manteniendo la vía aérea abierta (ver, oír, sentir durante no más de 10 segundos). Si la víctima respira normalmente, hay que colocarla en posición lateral de seguridad (PLS) y llamar al 112 o buscar ayuda. 
  5. Si la víctima no respira, hay que pedir ayuda, llamar al 112 o pedir a alguien que lo haga e iniciar 30 compresiones torácicas en el centro del pecho.
  6. Realizar dos insuflaciones con la vía aérea abierta (frente-mentón) y la nariz tapada. Si el aire no pasa en la primera insuflación, hay que asegurarse de estar haciendo bien la maniobra frentementón y realizar la segunda insuflación, entre o no entre aire.
  7. Alternar compresiones - insuflaciones en una secuencia 30:2 (30 compresiones y 2 insuflaciones) a un ritmo de 100 compresiones por minuto.
  8. No hay que parar hasta que la víctima inicie respiración espontánea, te agotes o llegue ayuda especializada.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento