En torno a 11.000 escolares, el 80% de los 14.000 que van en ruta a su centro educativo, acuden a su colegio o a su instituto en autocares que no disponen de cinturones de seguridad, según ha comprobado 20 minutos con distintas empresas encargadas del servicio. En total, 542 rutas recorren Aragón, de las que siete se han creado este año, seis en Zaragoza y una en Huesca.

Los padres también piden cuidadores para los niños en todos los autocares
Cada autobús tiene una media de 54 plazas, aunque el contratante especifica cuántos niños utilizarán este servicio.
Desde 2005, todos los autobuses que salen de fábrica deben disponer de cinturones de seguridad y se tienen que usar de forma obligatoria.

No obstante, los vehículos anteriores a 2005 que no tenían este dispositivo no tienen por qué adaptarse y además en algunos es imposible, porque la butaca debe estar homologada. Hasta ochenta euros puede costar instalar un cinturón de seguridad en cada asiento.

«Estamos muy vigilantes por la seguridad en este servicio, aunque es cierto que en los últimos años ha habido muchas mejoras», asegura la presidente de la federación de asociaciones de padres Fapar, Ana Abán. Para los padres, lo más deseable sería que todas las plazas de autobús tuviesen cinturón de seguridad y piden que todos los vehículos en circulación dispongan de un responsable que acompañe a los menores.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE TU CIUDAD