Llamar “cariño” o “amor” a las personas de edad avanzada es una muestra de afecto universalmente extendida pero que las enfermeras no deberían utilizar, según recoge una información de la cadena británica BBC.

Las recomendaciones de la NMC, una asociación que vela por el buen hacer del gremio, dicen explícitamente que éstas deben tratar “con cortesía y respeto” a los enfermos.

La denominada Guía para el cuidado de las personas ancianas, que aún no ha sido aprobado definitivamente por las autoridades, aconseja en su defecto llamarles por sus nombres de pila. La comunicación es una de las habilidades esenciales que toda buena enfermera debe poseer.

Una mala relación con el paciente puede llevar a consecuencias peligrosas para la salud del paciente. Otras recomendaciones de la guía son menos controvertidas: escuchar y tratar a los enfermos de manera individual y ofreciéndoles un trato digno y cercano.

Un portavoz del Nursing and Midwifery Council ha dicho tiene el objetivo de combatir los pobres estándares que en este sentido parecen constatarse.