Murtala Sani Hashim, quien ha estado registrando la entrega de los cuerpos de víctimas, dijo a Reuters que los residentes aún estaban llevando hasta el lugar los cadáveres que quedaron en las calles de la ciudad.

Diez cuerpos envueltos en sábanas, de los ellos de niños, se encontraban detrás del portavoz mientras hablaba.