La mascarilla también debe usarse en las terrazas: sólo se puede quitar durante el tiempo que se está consumiendo

Sentarnos en una terraza no nos hace inmunes a la mascarilla obligatoria. Sólo se puede quitar durante el tiempo que se está consumiendo, ni antes, ni después. Hay que llevarla mientras elegimos, esperamos, también en la sobremesa y por supuesto si nos movemos de nuestro sitio. Hay muchos clientes que aún no se han enterado o que no se quieren enterar. "Si veo a un policía le pego un trago rápido al café”, nos cuenta uno de ellos. Será un mal trago si acaba pagando los cien euros de multa.
Sentarnos en una terraza no nos hace inmunes a la mascarilla obligatoria. Sólo se puede quitar durante el tiempo que se está consumiendo, ni antes, ni después. Hay que llevarla mientras elegimos, esperamos, también en la sobremesa y por supuesto si nos movemos de nuestro sitio. Hay muchos clientes que aún no se han enterado o que no se quieren enterar. "Si veo a un policía le pego un trago rápido al café”, nos cuenta uno de ellos. Será un mal trago si acaba pagando los cien euros de multa.
Sentarnos en una terraza no nos hace inmunes a la mascarilla obligatoria. 

Estar en una terraza bebiendo, comiendo o conversando no exime de llevar la mascarilla puesta. “Cada vez que me tomo el cortadito me la quito y cuando termino, me la pongo. Así de fácil. El que no lo hace es porque no quiere”, declara la clienta de una terraza.

La mascarilla solo puede ser retirada durante el tiempo que se está consumiendo, el resto del tiempo debe estar puesta como en cualquier otro espacio público, tanto al elegir lo que se consume, como durante la sobremesa o al levantarse al baño Sin embargo, es habitual ver a clientes que en el momento de sentarse en una terraza se retiran la mascarilla y la guardan.

Con la entrada en la "nueva normalidad" se establecieron algunas medidas preventivas que incluían el uso obligatorio de las mascarillas en lugares cerrados y en aquellos donde no es posible mantener la distancia de un metro y medio. Sin embargo, en el caso de las terrazas parece no haber quedado claro cuál debe ser el uso.

Esta medida está siendo endurecida por algunas comunidades autónomas dado el panorama de rebrotes que se está viviendo en España. En primer lugar, fue Cataluña quien impuso el uso obligatorio de la mascarilla en espacios abiertos y cerrados independientemente de la distancia de seguridad, con multas de 100 euros para quienes lo incumpliesen.

En poco tiempo tomaron decisiones similares en Baleares, País Vasco, Galicia, Cantabria, Extremadura, Andalucía, Aragón, Navarra, Asturias, Murcia, La Rioja, Castilla y León y Comunidad Valenciana. Próximamente lo harán en Castilla la Mancha, Ceuta y Melilla. Tan solo Canarias y Madrid rechazan por el momento imponer el uso obligatorio de la mascarillas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento