El botellón regresa sin distancias: "Parece que ahora todo vale"

Una terraza de Madrid, concurrida durante la etapa de desescalada.
Una terraza de Madrid, concurrida durante la etapa de desescalada.
Jorge París

De la desescalada paulatina y el miedo a salir a la calle al "parece que ahora todo vale". Esta es la percepción del portavoz de la asociación Centro Malasaña, tras escuchar las quejas de numerosos vecinos del barrio a raíz de la vuelta de los botellones a sus calles. No ha pasado ni un mes desde que el Gobierno puso fin al estado de alarma y la noche ya se está "volviendo peligrosa", señala Gordon.

Los jóvenes han vuelto a ocupar plazas como la del 2 de mayo y, con ello, "han vuelto los lateros". No obstante, el portavoz reconoce que estas quedadas no son comparables con las de años anteriores: "No hemos llegado a los límites del verano pasado". Eso sí, pese a ser botellones "más pequeños", se hacen "sin guardar las distancias de seguridad", lamenta este vecino.

También ocurre en plazas emblemáticas como las de Nelson Mandela, la Paja o Arturo Varea. De ello avierten los vecinos de Lavapiés, quienes denuncian reuniones "hasta altas horas de la madrugada de numerosos grupos escuhando música y bebiendo". Manolo Osuna, portavoz de La Corrala de Lavapiés exige "erradicar" estas prácticas que acaban con el sueño vecinal.

A las reuniones nocturnas en parques y plazas de la capital se suma el "desmadre" de las terrazas. "Estamos en contra de los horarios y de los precios», dice Osuna, para quien esta subida acabará por hacer que «nadie se quiera sentar en sus terrazas". Gordon va más allá. A él le preocupa la actitud de los hosteleros que "abren las puertas y ventanas y ponen la música para llamar la atención". "He visto locales que no respetan los metros se seguridad entre mesas y otros que convierten bares en terrazas sobrevenidas". A lo que añade: "Además, he visto camareros sirviendo sin mascarilla".

Jordi Gordon: "¿Qué sentido tienen las restricciones en los colegios y en las bibliotecas si luego no las hay en los bares?"

Por todo ello, desde su asociación, han hecho llegar al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, una carta solicitando un plan de seguridad y control del aforo en calles y barrios del centro de Madrid y una mesa de seguimiento de la desescalada. "Si no se pone en marcha el plan de seguridad, se producirán aglomeraciones e incumplimientos de las normas sanitarias y de distanciamiento que acabarán inevitablemente en un repunte de contagios", dice el comunicado.

Desde el Gobierno municipal se dicen conscientes de esta realidad. La portavoz de Seguridad y Emergencias, Inmaculada Sanz, aseguró hace unas semanas que la Policía Municipal ha adaptado sus actuaciones a las aperturas que se han ido produciendo. En relación a las terrazas, "se está tratando de dar cumplimiento a la normativa del control de aforos y a las ordenanzas municipales". 

Ejemplo de ello son las 7.695 inspecciones que se han realizado en estos locales desde el pasado 25 de mayo, de las cuales 3.083 concluyeron con alguna propuesta de denuncia. Pero más allá de las medidas sancionadoras, la delegada subrayó la labor pedagógica como medida fundamental. 

"No es fácil tener conocimiento del cumplimiento de la normativa por parte de los propios afectados", dado que esta va cambiando. Por ello, según Sanz "es importante que los policías informen así como es fundamental la existencia de una Comisión de Terrazas que unifique criterios a la hora de controlar aforos".

En relación a los botellones, la Policía Municipal ha puesto unas 9.440 denuncias desde el inicio del estado de alarma. Según fuentes municipales "se aprecia una gran diferencia entre el inicio del estado de alarma –mediados de marzo y mes de abril– cuando hubo 686 denuncias". Desde entonces y hasta ahora, ya se han sumando otras 8.755 denuncias por consumir bebidas alcohólicas en las calles de Madrid.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento