Sánchez, Trudeau y líderes de todo el mundo publican una carta para pedir una distribución justa de la vacuna

Pedro Sánchez preside el lanzamiento del Plan para reforzar el Sistema de Ciencia, Tecnología e Innovación.
Pedro Sánchez en una rueda de prensa en Moncloa.
MARISCAL / EFE

El Presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha publicado hoy un artículo junto con sus homólogos de países de todo el mundo titulado "Ninguno de nosotros estará a salvo hasta que todos estemos a salvo (None of us is safe until all of us are safe)", en el que hacen un llamamiento a una distribución equitativa de la vacuna cuando esta llegue.

Ocho líderes de naciones de los cinco continentes han firmado la carta publicada en The Washinton Post. Por parte europea, lo hace Stefan Lofven, primer ministro de Suecia, además de Pedro Sánchez. En el continente africano lo suscribe Elyes Fakhfakh, Jefe de Gobierno de Túnez junto con Sahle-Work Zewde presidenta de Etiopía y Cyril Ramaphosa presidente de Sudáfrica. Justin t, primer ministro de Canadá, representa por parte de América, Moon Jae-in, presidente de Corea del Sur, lo hace por Asia y Jacinda Arder, primera ministra de Nueva Zelanda, por Oceanía. 

El mensaje que se lanza es claro. Advierten que tan pronto como se descubra una vacuna eficaz, su demanda mundial se disparará, pudiendo generar una competición entre las diferentes naciones por conseguir los suministros, que derive en posibles conflictos. Por ello, demandan asegurar un acceso equitativo para todos, en concordancia con la postura de las organizaciones internacionales.

"Si bien la cooperación global en términos de recursos y experiencia es primordial para desarrollar una vacuna, su fabricación y distribución, sin dejar a nadie afuera, realmente pondrá a prueba la cooperación global", afirman los diversos presidentes y primeros ministros. 

Además, insisten en es un momento clave para la comunidad internacional: "Debemos garantizar urgentemente que las vacunas se distribuyan de acuerdo con un conjunto de principios transparentes, equitativos y científicamente sólidos. El lugar donde una persona reside no debe determinar si vive, y la solidaridad global es fundamental para salvar vidas y proteger la economía".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento