Gestor de descargas
Pantalla de un usuario de redes de intercambio. TU EXPERTO

La ley francesa que permitirá que, tras tres avisos, se corte la conexión a Internet a los usuarios que descarguen contenidos protegidos por los derechos de autor sin permiso de sus propietarios, sigue dando de qué hablar en el resto de Europa. Ayer fue el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, el que quiso aclarar la posición del Gobierno español respecto a este asunto.

En una rueda de prensa durante el Consejo que los ministros de Telecomunicaciones que se celebró ayer en Bruselas, Ros sostuvo que España perseguirá el tema se debata en el seno de la Unión Europea (UE), con el objetivo de armonizar los criterios sobre el acceso de los ciudadanos a los contenidos sujetos a derechos de autor en internet. Actualmente las redes son "globales", por lo que "soluciones individuales de país a país no tienen tanto significado".

El Gobierno busca un equilibrio entre los derechos de los autores y los de los consumidores
La propuesta de reforma del sector que hizo la presidencia francesa de turno de la UE no incluyó la "enmienda 138" propuesta por el Parlamento Europeo, que admite
que se restrinja el derecho de expresión e información de los consumidores, sin contar con una orden judicial, cuando la seguridad pública se vea amenazada.

En ese sentido, el representante español subrayó que la legislación española establece que, en ese caso, es necesario "pasar por el juez", y apuntó que "antes de cortar" hay toda una serie de medidas que se pueden llevar a la práctica.

El representante español se mostró a favor de lograr un equilibrio entre la legitimidad de las entidades de gestión de derechos de autor para proteger de forma adecuada las obras de los creadores, y la libertad de los usuarios para utilizar las nuevas tecnologías.  Además, señaló que España sigue "de cerca" las propuestas de diferentes países europeos, y destacó su interés por que la discusión se lleve a un "nivel comunitario para que haya medidas conjuntas".