La clase política se da una tregua para homenajear a los fallecidos por la Covid y los trabajadores esenciales en el confinamiento

España vive un emotivo homenaje de Estado por las víctimas del coronavirus
España vive un emotivo homenaje de Estado por las víctimas del coronavirus
Europa Press
España vive un emotivo homenaje de Estado por las víctimas del coronavirus.
Europa Press

El Gobierno en pleno, todos los presidentes autonómicos y los líderes de prácticamente todos los partidos políticos han hecho la misma cosa y en el mismo lugar este jueves en Madrid. Desde el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, hasta el líder del PP, Pablo Casado, pasando por el presidente de la Generalitat, Quim Torra, todos han recordado a las víctimas de la pandemia y reconocido la labor de de los sanitarios y otros trabajadores esenciales en el homenaje de Estado que se ha celebrado en el Palacio Real. Además del rey, suya ha sido la palabra. El hermano de uno de los fallecidos ha asegurado que, conocidos o no, "todos quedan en la memoria de España". La enfermera que ha hablado en nombre de los trabajadores esenciales ha relatado la dureza de los momentos que se han vivido en los hospitales y ha pedido a los ciudadanos que "no se olviden de aquello"

Por un día, los políticos han subrayado más la “unidad” que lo que les desune, aunque Casado también ha aprovechado para recordar que todavía no hay una cifra precisa del número de fallecidos, de la que no ha habido ninguna mención en los mensajes oficiales de este jueves. En todo caso, el líder popular ha afirmado que “es un día para estar todos unidos y mandar un mensaje de responsabilidad a toda la población española ante los rebrotes”. El territorio más afectado en estos momentos es Cataluña, cuyo presidente, Quim Torra, ha agradecido al Gobierno la organización de un homenaje que, ha dicho, da “consuelo colectivo”. “Los españoles se merecían vernos juntos, despedir con honor a los fallecidos y agradecer mucho a quienes nos ayuda cada día”, ha dicho en nombre del Gobierno su vicepresidenta primera, Carmen Calvo.

El ambiente del homenaje -que no ha sido un funeral, tal y como subrayaron en días pasados fuentes del Gobierno- ha quedado reflejado en las palabras del rey, que ha asegurado que los familiares de las víctimas “no están solos en su dolor,es un dolor que compartimos. Su duelo es el nuestro, que aquí se hace presente ante todos los españoles. Dolor y duelo en el que todos nos reconocemos”. Ante representantes políticos de toda índole -menos de Vox, el único partido ausente este jueves- Felipe VI ha lanzado un llamamiento al “respeto” y al “entendimiento” para saldar “la deuda moral” con los fallecidos y como “deber cívico” al estilo del que demostraron los trabajadores esenciales. Como en las grandes ocasiones, allí estaban también casi todos los expresidentes del Gobierno -menos Felipe González- portando mascarilla negra, la prenda y el color predominante.

Víctimas y trabajadores de la "primera línea"

Entre los 400 asistentes al homenaje, el Gobierno ha querido dar el protagonista a quienes más han sufrido la Covid, fallecidos, afectados y familiares, así como a los trabajadores de la “primera línea” contra la pandemia. Al final, han sido un cuarto aproximadamente entre las pesroans presentes.

En apenas unos 40 minutos, el acto que ha presidido el rey y ha contado con la presencia de toda la Familia Real ha sido una emotiva sucesión de intervenciones -breves y reducidas, solo el hermano de un fallecido y una enfermera y la del rey, casi clausurando-, de ofrendas florales de autoridades y afectados, la sobrecogedora composición de Brahms Canción del Espíritu interpretada por la Orquesta de RTVE y la emisión del poema Silencio de Octavio Paz declamado por José Sacristán. Abrió el acto el himno nacional y lo cerró un minuto de silencio. En medio, las emocionantes intervenciones de las dos personas elegidas para hablar en nombre de los fallecidos y sus familias y de los profesionales han levantado sentidos aplausos entre los 400 asistentes que no estaban previstos en el guión de la ceremonia.

El Gobierno convocó el homenaje a las nueve de la mañana, en previsión del calor que después podría hacer en una mañana madrileña del mes de julio. Este jueves, sin embargo, el frescor matinal y el aire frío han durado más de lo normal. Por el contrario, en el Patio de la Armería del Palacio Real la sensación era del calor que da el sufrimiento común, en un acto de “consuelo colectivo”. Los presidentes autonómicos han departido sin importar procedencia ideológica -Feijóo con Torra o Urkullu con Moreno-, todos los ministros han cumplimentado a la Familia Real y ha sido llamativo el tiempo extra que el rey se ha parado con el ministro de Sanidad, Salvador Illa, una de las caras más presentes de la pandemia.

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el consejero delegado de Inditex, Pablo Isla, estaban presentes entre los 400 asistentes, dispuestos a un metro y medio de distancia entre unos y otros en círculos concéntricos alrededor de una llama de recuerdo. Entre ellos, un centenar de familiares y trabajadores homenajeados, de los que dos han intervenido.

Compasión y recuerdo

Hernando Calleja es hermano del periodista José María Calleja, fallecido a causa de la Covid. A pesar de que su hermano no lo era, ha afirmado que “estamos para honrar a todos los muertos anónimos, silenciosos”. “La Covid ha sido y sigue siendo una ejecutora fría, cruel y destructora, yo creo que mi dolor se parece al de todos y cada uno de los familiares de las víctimas”, ha dicho.

“La compasión es un sentimiento que nos hace más humanos, más que la bondad y el amor, nos permite comprender el dolor de los demás, la tristeza inmensa, pero eso quiero pedir hoy a todos compasión. No vamos a olvidar a ninguno de los que perdieron la vida en este doloroso momento de la Historia, ha continuado. “Hoy simbólicamente nos despedimos de padres, madres, amigos , hermanos. Descansen en paz y queden en la memoria de todos, en la memoria de España”.

Tras él, se han escuchado las palabras de la jefa de enfermería del Servicio de Urgencias del hospital barcelonés de la Vall d’Hebron, Aroa López, que ha relatado someramente cómo ha sido su experiencia laboral más “dura”, ha dado testimonio de cómo los sanitarios se despedían de personas que morían solas y ha pedido que la gente no se relaje en las medidas de precaución. También, “velar por la salud pública y garantizar la dignidad de la profesión”.

“He tenido experiencias muy difíciles pero esta nos va a marcar para siempre, ha sido muy duro, nos hemos sentido impotentes, con una presión muy dura y tener que decidir sobre la marcha”, ha relatado. “Hemos sido mensajeros del último adiós para que personas mayores que morían solas escucharan una voz al teléfono, hemos hecho vídeollamadas, dado las manos y tragado las lágrimas ante quienes nos decían que no querían morir solos...”

“Agradecemos de corazón aquellos aplausos que nos dedicaba la ciudadanía”, ha dicho antes de pedir “de corazón” que “no se olviden de aquello, respetando ahora las recomendaciones sanitarias, que piensen en los que fallecieron y en los profesionales sanitarios que dejaron sus vidas en la lucha. Por favor que ese esfuerzo nunca sea en vano”.

Homenaje a Felipe VI

Aunque en casos aislados, la tensión se ha experimentado fuera del Palacio Real, donde a medida que avanzaba la mañana se han ido congregando personas -no más de dos centenares a lo largo de la calle Bailén desde la Plaza de Oriente hasta la calle Mayor- con banderas de España y mensajes de “Gobierno dimisión” y gritos de “asesinos”. Un par de señoras se han esforzado por hacer oír el sonido de una única cacerola con un altavoz portátil.

También ha habido ‘vivas al rey’, en un momento en el que el Gobierno espera un nuevo movimiento por parte de Casa Real para que la Familia Real dé otro paso para distanciarse aún más del rey emérito. 

En parte, el homenaje de Estado ha sido una forma también de arropar a Felipe VI. “Casa Real tiene que tomar también sus decisiones y al Gobierno lo que le compete en este asunto es reafirmar el papel constitucional del Rey Felipe VI y el trabajo que hace cada día en el lugar que la Constitución nos sitúa, como ha sido el día de hoy”, ha dicho Calvo.

Como han hecho otros miembros del PP, Casado ha enviado “un mensaje de respaldo a la Casa Real" y "en concreto al rey don Felipe VI" frente “a los ataques de algunos ministros del propio Gobierno”. “La Monarquía, ha dicho, es “una institución esencial, el símbolo de la continuidad histórica de España”, ha afirmado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento