Campaña anorexia
Un cartel publicitario de la nueva campaña de la firma de moda Nolita, que muestra a una mujer anoréxica en una calle de Roma (EFE).

Cuatro camas. Son todos los recursos con los que cuentan las enfermas de anorexia cuyo estado es tan grave que requieren hospitalización para ser alimentadas o evitar que se suiciden.

Una cifra "insuficiente", según la asociación Adaner, que reconoce, sin embargo, que Madrid es pionera en crear este tipo de unidades específicas para trastornos alimentarios.

En la región hay 8.135 mujeres con trastornos alimentarios severos que requieren hospitalización, según Adaner. Sin embargo, sólo 681 han acudido a alguna de las unidades médicas contra estas patologías que hay en la comunidad.

Unidades especializadas

Además de las cuatro camas hospitalarias, en la comunidad hay unidades de trastornos alimentarios en el Gregorio Marañón, el Hospital de Móstoles y el centro de día del Hospital Santa Cristina.

Para los menores, el Hospital Niño Jesús dispone una unidad integral de Trastornos de la Conducta Alimentaria. Y, hace año y medio, la Comunidad creó el Instituto de Nutrición, que habilitó el teléfono gratuito 900 60 50 40, en el que un equipo de especialistas resuelve dudas sobre problemas alimentarios.

Uno de cada diez varones sufre trastornos alimenticios

Todos estos dispositivos fueron concebidos en marzo de 2007, cuando la Comunidad puso en marcha el Pacto contra la Anorexia y la Bulimia para atajar el problema de forma integral. Sin embargo, estos esfuerzos no

Ahora sólo se ingresa a las chicas que están muy delgadas cuando las bulímicas, que en muchos casos presentan un peso normal, no son tratadas aunque vomiten varias veces al día", dice González.La Comunidad sostiene que el Pacto de 2007 sitúa a Madrid a la cabeza del país en la lucha contra la anorexia.

Además, recordó que, aparte de las camas específicas para anoréxicas, en otros 17 hospitales hay 594 camas de psiquiatría que también pueden utilizar las víctimas de trastornos alimenticios. En Madrid, el 6% de las adultas (162.701) tiene algún tipo de trastorno alimentario.

Aunque tradicionalmente los problemas con la comida han sido cosa de jóvenes, afecta cada vez más a señoras mayores. "Las mujeres de 60 y 70 años se someten a dietas permanentes porque con la edad y la menopausia empiezan a ensanchar", explica González.Los varones tampoco se libran de la anorexia: uno de cada diez tiene este trastorno.

"Ahora asumen esta enfermedad y acuden a las asociaciones en busca de ayuda".La anorexia restrictiva, el trastorno en el que se suprime drásticamente la comida, ha tocado techo en la comunidad, según las asociaciones de afectados.

"Las chicas que dejan de comer van a menos, pero por contra, han aumentado los trastornos incompletos que son invisibles como son la bulimia, los atracones, la vigorexia [obsesión por el físico] u ortorexia [la fijación por la comida sana]", avisa María Carmen González.