El presidente ejecutivo de Cajamurcia, Carlos Egea, anunció ayer que esta entidad financiera va a destinar 455 millones de euros para cubrir el gasto de familias y empresas de la Región afectadas por la crisis.

Su plan de ayuda beneficiará a unas 32.000 personas y va destinado a familias, desempleados, jóvenes universitarios hijos de parados, pequeñas y medianas empresas, comercios, autónomos, ayuntamientos, cooperativas y empresas de trabajo asociado, y a actuales y futuros clientes.

Además, con este plan se pretende «fomentar el empleo». Egea explicó que en el caso de las familias con algún desempleado se reducirá en un 30% la hipoteca durante tres años.