La mítica discoteca Up & Down, que cerró sus puertas en julio de este año cuando la propietaria del inmueble, Catalana Occidente, anunció a sus dueños que no les iba a renovar el contrato, se convertirá en un gimnasio.

La cadena DIR invertirá tres millones de euros para abrir un nuevo centro deportivo en este club de la zona alta.

El nuevo centro tendrá una superficie de 1.300 metros cuadrados. Según la empresa, el centro abrirá en el segundo trimestre de 2009 y trabajarán en él 25 personas.

Las instalaciones incorporarán servicios de lujo y un equipo de técnicos y entrenadores personales.