Susana Gómez, cofundadora de Smart Women: "En la era post Covid se va a poner más el énfasis en la meritocracia"

  • Las creadoras de este programa de desarrollo de liderazgo para mujeres han presentado su séptima edición.  
María García y Susana Gómez, durante el programa Smart Women.
María García y Susana Gómez, durante el programa Smart Women.
SMART WOMEN

El número de directivas dentro de las empresas mantiene una tendencia ascendente. En España, el porcentaje de mujeres que ocupan cargos de responsabilidad aumentó cuatro puntos en 2019, alcanzando el 34%, según el último informe Women In Business realizado por Grant Thornton, firma de servicios de auditoría, consultoría y asesoramiento legal y financiero. Se trata de la cifra más alta de los 16 años analizados, lo que supone que el país se afiance en el 'top 10' mundial en materia de igualdad.

Con el objetivo de seguir avanzando en unos datos manifiestamente mejorables, la consultora Smart Culture ha convocado la séptima edición de Smart Women. Este proyecto tiene una doble finalidad. Por un lado, "ayudar a las mujeres a desarrollar su carrera como responsables y líderes efectivas", y por otro, "acompañar a las empresas que quieren promover su talento interno, fidelizar a sus directivas, elevar su rentabilidad y posicionarse como impulsoras de la igualdad".

La próxima entrega, que ha sido presentada este martes por las responsables del programa, arrancará el 15 de octubre y será la segunda que se lleve a cabo en formato online. "No vamos a volver a hacerlo presencial. Así es mucho más global y diverso, con la participación de mujeres de diferentes países. Le hemos dado otra dimensión", ha explicado María García, confundadora de la iniciativa junto a Susana Gómez. La sexta edición, la primera que se hizo virtual por las restricciones impuestas a causa del coronavirus, se celebró en junio y a ella asistieron 24 directivas y empresarias de cuatro países.

De la misma forma que la pandemia ha llevado a tener que reinventar el formato del programa, estas ejecutivas consideran que también traerá consigo cambios en la cultura de las compañías. "En la era post Covidse va a poner más el énfasis en la meritocracia. Se va a tender a abandonar el estatus y a poner el foco en los resultados. Es bueno para eliminar los rasgos que provocan que se valore a las personas por su estilo, su género, su edad... Las relaciones virtuales tienen su lado oscuro, yo abogo por un modelo mixto, pero presentan la gran ventaja de que democratizan una barbaridad. Y eso es bueno para las empresas y para la sociedad", ha defendido Gómez.

Las relaciones virtuales tienen la ventaja de que democratizan una barbaridad

En opinión de García, a partir de ahora se va a poner el foco "en la productividad y los resultados", y en pilares como "la autenticidad, la generación de relaciones de confianza con los equipos, el impulso de la autonomía y un alejamiento de la presencialidad permanente". "En definitiva se tratará de ser más efectivos y con mayor liderazgo, algo que nosotras venimos defendiendo con Smart Women", ha señalado.

La consultora viene remarcando que el liderazgo del siglo XX, con "un modelo imitativo", ha dado paso en el siglo XXI a otro modelo "más liberador", basado en "la mejor versión" de cada individuo. "Estamos ante un cambio de paradigma en el que se abren espacios para una amplia diversidad de estilos, donde se abandona la idea de que existe un modelo que hay que replicar para empezar a hablar de la eficacia del liderazgo como elemento clave en la creación de una cultura que genere ecosistemas de trabajo atractivos y de alto rendimiento sostenible", sostienen desde la organización.

Fortalezas y debilidades

Smart Women consta de un centenar de horas que se distribuyen a lo largo de cerca de tres meses y durante las que se imparten de forma virtual talleres, sesiones de coaching, seminarios y mentoring con altos ejecutivos, así como herramientas de autoconocimiento y diagnóstico sobre las fortalezas y debilidades de cada alumna. "No puedes prescindir de tus debilidades porque no puedes eliminar parte de lo que eres. Las debilidades son fortalezas mal reguladas y cuando te conoces bien es cuando las puedes regular correctamente", ha señalado Susana Gómez.

El propósito del programa es que las asistentes aprendan a utilizar muchos recursos de los que disponen de manera natural, "como la capacidad para trabajar en círculo construyendo relaciones, la intuición para leer situaciones complejas o nuestra sutileza para aprender a decir no". A ello se suma el análisis de "estereotipos y sesgos" que limitan su capacidad de liderazgo, tales como la "tendencia a cobrar y pagar con moneda emocional o la dificultad que supone desconectar del trabajo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento