Distintos colectivos ciudadanos, entre los que encontrará la parroquia de Santo Domingo de la Calzada, se concentran en El Galllinero para manifestar su "más enérgica repulsa" por los nuevos derribos de infraviviendas que el Ayuntamiento de Madrid está efectuando en esa zona.

Según ha podido saber 20 minutos, la Policía ha hecho acto de presencia en el poblado, el más pobre de de todos los que componen la Cañada Real, justo cuando los niños acababan de partir al colegio y los padres rodeaban una hoguera para superar el cortante frío que reinaba esta mañana en Madrid.

Temen que también se derriben las chabolas de nueva construcción
Todavía no se sabe el número de chabolas que se van a derruir, aunque algunos vecinos, los que habitan las infraviviendas que rodean un muro de construcciones en ruinas, ya han sido advertidos de que van a ser desalojados.

La parroquia aseveró que fuentes municipales confirmaron los derribos en esta zona de la Cañada Real Galiana, que se ejecutarán contra viviendas desocupadas. "No obstante hemos comprobado que no existe ninguna casa vacía en el poblado", denuncian desde la entidad religiosa, que temen que también serán derribadas las de nueva construcción, esto es, las rehechas tras las inundaciones del mes de octubre.

Miembros de la Parroquia han comenzado a enfrentarse a la Policía para impedir la destrucción de las chabolas.