Esterilización en los perros: ¿Cuándo hacerlo? ¿Qué técnicas hay? ¿Por qué es bueno para su salud?

  • Al esterilizar a un perro evitas camadas no deseadas y reduces el riesgo de que padezcan algunas patologías. 
  • En el caso de las hembras, debe hacerse cuanto antes, sin necesidad de que se queden preñadas nunca.
  • En el caso de los machos, se recomienda esperar a su madurez sexual.
Una de las mayores ventajas de la esterilización es que evita la superpoblación y, por tanto, el abandono de cachorros.
Una de las mayores ventajas de la esterilización es que evita la superpoblación y, por tanto, el abandono de cachorros.
Pixabay

Si hay algo en lo que coinciden los veterinarios es que la esterilización de los perros, tanto de las hembras como de los machos, es una práctica con muchas más ventajas tanto para la salud de las mascotas como para la convivencia con ellas. Y es que, no podemos olvidar que, los perros, aunque lleven milenios conviviendo con nosotros, conservan intactos sus instintos sexuales, lo que puede generarles problemas de salud y provocar problemas de conducta que deterioren la convivencia con su familia.

La decisión última es del dueño, pero, si deciden hacerlo, estas son algunas de las respuestas a las dudas más frecuentes a las que se enfrentan.

¿Qué significa ‘esterilizar’ a nuestro perro?

Cuando esterilizamos a nuestro perro, sea macho o hembra, les someternos a una operación quirúrgica para evitar que se reproduzcan. Para ello, se interviene directamente en sus órganos reproductores. Tenemos que diferenciar entre esterilización y castración. Según aclara el Colegio oficial de veterinarios de Madrid, en la última, se extirpan las glándulas sexuales (testículos y ovarios), lo que conlleva, la esterilidad del individuo y la ausencia de actividad sexual y todo lo que supone, como el celo. La esterilización, en cambio, sólo pretenderá evitar la fertilidad del animal de forma quirúrgica con la posibilidad de conservar las gónadas. La castración supone una esterilización, pero para esterilizar no siempre hay que castrar.

¿En qué consiste una esterilización y qué técnicas hay?

Las operaciones de los machos y las de las hembras son bastante diferentes, siendo la de las hembras mucho más complicada.

En el caso de los machos, existen dos tipos de intervenciones:

•Vasectomía. Extirpación de un pequeño fragmento del conducto que conduce los espermatozoides hacia la uretra y el pene, y dejando intacto el resto del aparato reproductor. Esta intervención supone solo la sólo esterilización).

•Orquiectomía. Extirpación de los dos testículos, lo que supone, además, la castración del animal.

En el caso de las hembras, se puede realizar:

•Histerectomía. Extirpación del útero y los cuernos uterinos, lo que solo la esteriliza.

•Ovariohisterectomía, además de lo anterior, se extirpan los ovarios, lo que supone también la castración. en la que extirparemos útero, cuernos y ovarios.

Ambas operaciones en las hembras son bastante invasivas, pues suponen, además de anestesia general, una incisión longitudinal en su abdomen.

A nivel conductual y de salud, las castraciones tienen muchas más ventajas.

¿Cuándo es el momento ideal para hacerlo?

Lo ideal es que esterilizar a las hembras cuanto antes, incluso antes de que tengan su primer celo, pues, una vez este ocurre, hay que esperar unos meses antes de esterilizarla y se produce, por tanto, riesgo de embarazo. En el caso de los machos, es recomendable esperar hasta que los testículos bajen y este alcance su madurez sexual (entre los 6 o 7 meses). Si lo hacemos antes, la operación quirúrgica será mucho más invasiva. Si a los 12 meses no le han bajado, habrá que esterilizarlo de todas formas.

El procedimiento es muy sencillo y una operación muy rutinaria para los veterinarios, por lo que prácticamente no conlleva riesgos para el animal.

¿Cuánto cuesta? 

El precio exacto dependerá de cada veterinario, pero este tipo de intervenciones está entre los 100 y 250 euros en los machos y 200 y 300 euros en las hembras.

¿Le dolerá? ¿Qué cuidados necesitará después?

Como toda intervención, las operaciones tienen un riesgo, pero es mínimo, tendiendo en cuenta que es una operación rutinaria que realizan los veterinarios a diario. En el caso de los machos la recuperación es muy rápida y apenas requerirá un día con analgésicos. En el caso de las hembras, unos días más. En ambos casos será necesaria una revisión posterior y una vigilancia por parte de su duelo los días siguientes por si se presentan complicaciones.

¿Cambiará su comportamiento?

Sí, los comportamientos relacionados con los instintos sexuales, que a menudo producen conductas dominantes, agresividad y vagabundeo en los machos, se reducen. No es cierto que se vuelvan más apáticos o tristes.

¿Cogerá peso?

Si no ponemos medios, es probable que sí se produzca un aumento de peso, pues con la castración su metabolismo disminuye y aumenta el apetito. Sin embargo, la obesidad de puede evitar con una dieta adecuada -las hay adaptadas para perros esterilizados- y ejercicio físico diario.

¿Es necesario que las hembras se queden preñadas una vez?

No, es un mito muy extendido y no es cierto, pues no hay estudios que demuestren que es perjudicial para su salud no tener al menos una camada. 

¿Qué ventajas tiene esterilizar a los perros?

Esterilizar a los perros tiene multitud de ventajas, sobre todo para la salud de los animales, pero también a nivel social. Estas son algunas de ellas,

1. Se controla la superpoblación. En España hay unos seis millones de perros y, aunque la mayoría de los duelos son responsables, según datos de la Fundación Affinity, se abandonan más de 138 mil perros cada año, un 15% provenientes de camadas no deseadas. Esterilizándolos, las evitaremos.

2. Mejora la convivencia. Al reducirse los comportamientos agresivos, las peleas entre perros, así como la conducta de marcaje urinario o que intente montar a objetos o personas, la convivencia en casa y con otros perros es mucho más fácil.

3. Se evitan extravíos, pues los machos castrados no tienden a vagabundear.

4. Se reducen drásticamente los casos de tumores, tanto en machos como en hembras. El Colegio de veterinarios de Madrid asegura que este riesgo es especialmente significativo en el caso de las hembras, pues mientras que el riesgo de que una hembra esterilizada tenga un tumor de mama el del 1%, el de una hembra no esterilizada es de más del 30%. Los tumores testiculares, de ovarios y de útero se evitan y los de próstata también se reducen considerablemente.

5. Los perros esterilizados tienen menos infecciones en el área genital y anal, sobre todo en el caso de las hembras, que pueden sufrir vaginitis, o infecciones de útero debido a celo.

6.- También se reducen otros problemas de salud, como tumores y hernias alrededor de las nalgas, habituales en perros de avanzada edad, así como la metritis en las hembras.

7. Mejoran los problemas psicológicos que se producen en las hembras cuando se produce el celo, pero no la gestación, como las pseudogestaciones o la adopción de objetos como si fueran sus cachorros. Estas conductas producen mucho sufrimiento en las hembras y es completamente innecesario.

8. Aumenta su esperanza de vida de los perros. Al eliminar o reducir significativamente el riesgo de ciertas patologías, los perros viven más. Según un estudio publicado en el American Journal of Veterinarian Reserarch, un 24% más. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento