La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y la delegación que le acompañaba en su viaje oficial a India, así como un grupo de europarlamentarios entre los que también está el español Ignasi Guardans, se han visto sorprendidos este miércoles por un intenso tiroteo en Bombay, cuando se encontraban registrándose en el hotel Oberoi de la ciudad.

Casi todos han sido desalojados de las instalaciones y se encuentran en perfecto estado; de hecho, Aguirre y parte de su equipo ya vuelan de regreso hacia España vía Zúrich Su llegada a Madrid estaba prevista para las ocho de esta mañana.

Los tres empresarios españoles que permanecen atrapados no corren peligro

Mientras, tres empresarios españoles continuaban atrapados en uno de los hoteles que han sido objetivo de los ataques de un grupo de terroristas, con tiroteos y lanzamiento de granadas en al menos una docena de puntos de la ciudad (hay al menos 100 muertos y 250 heridos).

"La Policía nos asegura" que los tres empresarios españoles, escondidos en su habitación del piso 14, "no corren peligro", dijo el embajador de España en la India, Ibon de la Riva, "pero están intentando averiguar si hay personas armadas". Por si acaso, les han dado instrucciones para que "permanezcan con la luz apagada".

Los heridos españoles no están graves

Entre los heridos por los atentados hay dos españoles (un hombre y una mujer, al parecer, matrimonio), según confirmó el propio De la Riva. Uno de ellos ha tenido que ser intervenido quirúrgicamente.

Ambos están ingresados en la UVI de un hospital de la ciudad, aunque esto se debe a que no había lugar en planta para ellos y no a la gravedad de sus heridas. Sus vidas, según dijo el cónsul de España en Bombay, César Alba Fúster, no corren peligro.

"Él tiene la cadera rota y ella, esquirlas de granada en distintas partes de su cuerpo. No he podido hablar con ellos, pero en el hospital me han asegurado que están bien", dijo a Efe por teléfono el cónsul. Fúster no pudo precisar ni la identidad ni la procedencia de los heridos.

Rescate

El Ejército indio ha entrado en los dos hoteles de lujo de Bombay en manos de los agresores armados para rescatar a decenas de rehenes. Un grupo islamista que se autodenominó "Deccan Muyaidín" ha reivindicado los ataques terroristas.  

Según fuentes de Moncloa, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha llamado a Aguirre para interesarse por su estado y el del resto de la delegación.

Guardans, atrapado en un restaurante

Por su parte, el eurodiputado de Convergència i Unió (CiU) Ignasi Guardans, que también se encontraba en Bombay, continúa atrapado en un restaurante de la ciudad y no ha podido ser evacuado debido a motivos de "seguridad", según explicó él mismo por teléfono. En el hotel (Taj Mahal) hay rehenes y los diputados seguimos aquí", explicó.

Ocho parlamentarios componen una misión de comercio exterior de la Eurocámara en la India. Guardans confirmó que un funcionario del Parlamento húngaro se halla hospitalizado: "Acababa de salir del Taj (cuando se iniciaron los ataques), estaba a unos seis minutos del hotel, nos han avisado por teléfono. Seguramente nos hemos cruzado literalmente por el camino con los terroristas", relató. "He visto las granadas y las distintas bombas", añadió.

Nos hemos cruzado con los terroristas por el camino. He visto las bombas" Ignasi Guardans

La jefa del Ejecutivo madrileño acababa de llegar a Bombay procedente de Bangalore y cuando procedía a registrarse en el hotel Oberoi escucharon una serie de estruendos que han identificado como un intenso tiroteo. Ante los disparos, la dirección del hotel se vio obligada a desalojar a los asistentes, algunos de los cuales huyeron por la calle a una cercana zona de la playa y otros se cobijaron en los sótanos del recinto.