El vicepresidente y portavoz del Gobierno de Aragón, José Ángel Biel, ha reclamado hoy en Peñarroya de Tastavins (Teruel) una solución política ante el rechazo del Ministerio de Fomento de construir, por razones de impacto ambiental, la autovía A-40 que uniría Teruel con Madrid a través de Cuenca.

No le podemos dar carpetazo por el informe de un técnico de la administración

Biel ha señalado que deben de explorarse nuevos trazados o alternativas que hagan viable la construcción de una infraestructura que considera vital para el desarrollo de la provincia, ha informado el Gobierno de Aragón en un comunicado.

El vicepresidente ha añadido que allí donde no se encuentren soluciones técnicas deberá intervenir la política y en ese sentido ha señalado que el Gobierno de Aragón reclamará al Ministerio que proponga soluciones alternativas.

"No podemos dar carpetazo a esta autovía por el informe de un técnico de la administración, a mi me lo tendrán que explicar en el plano político", ha añadido.

Ha adelantado que será uno de los temas a tratar en la Comisión Bilateral con el Estado pendiente de convocatoria ante la negativa del Ministerio de dotar de contenido relevante al encuentro, agrega el comunicado.

El nuevo Estatuto abriría posibilidades 

Biel ha incidido en las posibilidades que abre el nuevo Estatuto de Autonomía de 2007 y que permitiría, por ejemplo, la ejecución de dicha infraestructura por parte del Gobierno de Aragón, quien mediante el correspondiente convenio podría recibir la encomienda de gestión.

En dicho acto, también ha mostrado su satisfacción por la solicitud del Senado al Gobierno central para que ejecute de manera urgente las obras de desdoblamiento de la N-2 y N-232, en los tramos comprendidos entre Fraga y Alfajarín y entre Mallén y Alcañiz.