La Diputación de Granada ha activado el dispositivo para proteger a los mayores ante la ola de frío. El personal de los Servicios Sociales Comunitarios, integrado por 240 trabajadores, atenderá a los usuarios integrados en este plan que sean especialmente vulnerables ante las bajas temperaturas.

Actualmente, este servicio cuenta con unos 5.600 usuarios en todas la provincia, de lso cuales, el 92% son mayores de 65 años y el 66% viven solos. Por eso, la Diputación ha intensificado los seguimientos que se hacen a estos mayores, que recibirán una atención más estrecha gracias a las unidades móviles.

Además, se han instalado más detectores de pasividad en los domicilios de usuarios en alto riesgo de desvanecimiento, del mismo modo que se han colocado sensores de humo y gas para quienes vivan solos y suelan usar braseron de carbón, picón, leña o gas. Las llamadas telefónicas de seguimiento también serán más frecuentes.

El invierno pasado las unidades móviles y los coordinadores del servicio de teleasistencia realizaron un total de 1.023 visitas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE GRANADA