Imágenes inéditas en una campaña electoral marcada por el coronavirus

Las elecciones en tiempos del coronavirus dejan escenas como la que ha protagonizado Pedro Sánchez, explicación mediante, rechazando dar la mano a un admirador. Aquellos besuqueos electorales a los líderes políticos son ya cosa del pasado. Desde estas elecciones es el codo el que cobra un protagonismo inusitado. Es el gesto responsable para saludar a los militantes y hasta para abrir o cerrar los mítines. Y la mascarilla, claro. Atuendo imprescindible en la búsqueda callejera del voto, pero de quita y pon en los actos electorales y más en estas circunstancias. Más complicado ha sido lo de cumplir las distancias. Ni el ministro de Sanidad se ha podido resistir a una foto de grupo. El candidato necesita mostrar cercanía con quienes le apoyan; no tanto con la prensa. También entre los seguidores. Los mítines ya no son una piña de militantes. Eso sí, los huecos entre sillas y butacas tienen la ventaja de llenar más fácilmente el auditorio. Otra sana novedad es el limpiador de atriles. Entre orador y orador se desinfectan los micrófonos. Eso sí, los mensajes que transmiten siguen siendo los mismos de siempre.
Las elecciones en tiempos del coronavirus dejan escenas como la que ha protagonizado Pedro Sánchez, explicación mediante, rechazando dar la mano a un admirador. Aquellos besuqueos electorales a los líderes políticos son ya cosa del pasado. Desde estas elecciones es el codo el que cobra un protagonismo inusitado. Es el gesto responsable para saludar a los militantes y hasta para abrir o cerrar los mítines. Y la mascarilla, claro. Atuendo imprescindible en la búsqueda callejera del voto, pero de quita y pon en los actos electorales y más en estas circunstancias. Más complicado ha sido lo de cumplir las distancias. Ni el ministro de Sanidad se ha podido resistir a una foto de grupo. El candidato necesita mostrar cercanía con quienes le apoyan; no tanto con la prensa. También entre los seguidores. Los mítines ya no son una piña de militantes. Eso sí, los huecos entre sillas y butacas tienen la ventaja de llenar más fácilmente el auditorio. Otra sana novedad es el limpiador de atriles. Entre orador y orador se desinfectan los micrófonos. Eso sí, los mensajes que transmiten siguen siendo los mismos de siempre.
Las elecciones en tiempos del coronavirus dejan escenas como la que ha protagonizado Pedro Sánchez, explicación mediante, rechazando dar la mano a un admirador.

La campaña para las elecciones vascas y gallegas del próximo 12-J está dejando imágenes inéditas debido a las precauciones necesarias por el coronavirus. El propio presidente del Gobierno tuvo que rechazar en un primer momento el saludo de una seguidora para después poder darle el codo.

Esta forma de saludar, que está ganando peso socialmente durante la pandemia, ha sido la más habitual durante los escasos acercamientos físicos de esta campaña electoral.

Mayor presencia están teniendo las mascarillas, excepto en los momentos en que el orador se la puede retirar. Además, entre orador y orador se desinfectan los atriles y los micrófonos.

Entre la audiencia a los mítines se ha ampliado la distancia para evitar las aglomeraciones, lo que también ha facilitado la ocupación de determinados espacios. Al igual ocurre con la prensa, aunque a los candidatos les está resultando más difícil mantener esas distancias con el resto de compañeros que les apoyan.

Medidas para este domingo

Para organizar adecuadamente el desarrollo de los procesos electorales y evitar posibles riesgos para la salud pública, ambos gobiernos regionales han establecido una serie de medidas preventivas que deberán seguir los ciudadanos que acudan a ejercer su derecho al voto.

Entre estas medidas se encuentran el uso obligatorio de mascarillas, la disposición de geles hidroalcohólicos, el control de las aglomeraciones, el mantenimiento de la distancia física y el establecimiento de un recorrido de entrada y otro de salida, entre otros puntos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento